El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, minimizó el desaire que sufrió el presidente francés, Emmanuel Macron, al llegar a la Argentina, cuando bajó del avión y al no haber funcionarios nacionales tuvo que saludarse con un operador aeronáutico.

"Fue un episodio chico, yo iba cronometrando y la verdad es que no fueron ni dos minutos hasta que llegó la vicepresidenta (Gabriela Michetti), que habla muy bien francés. Y le llevó unos chocolates que le gustan a Macron", dijo Lombardi al minimizar el impacto sobre este incidente.

Fuentes gubernamentales subrayaron que no hubo ninguna demora sino una falla en la organización: Michetti había llegado una hora antes a Ezeiza y estaba esperando la autorización de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) para avanzar a la zona donde se encontraba Macron y su esposa, Brigitte.

En un diálogo que mantuvo con periodistas en el Centro Internacional de Medios del G20, ubicado en Parque Norte, Lombardi resaltó que la relación con Francia es excelente a partir de los liderazgos de Mauricio Macri y de Macron. E inscribió ese vínculo en los "diálogos maduros e importantes" que decidió abrir la Argentina a partir de la gestión Cambiemos "con países que tienen diferentes visiones del mundo".

"Tenemos muy buen diálogo con China, Estados Unidos, Francia, Rusia o Alemania. Hoy a la noche el Presidente va a cenar con Trudeau (Justin, primer ministro de Canadá)...", destacó el funcionario nacional.

Destacó que "lo que sucede en las 36 horas del G20 es importante, pero también en el bilateralismo de la Argentina, antes, durante y después" de la cumbre de líderes.

Lombardi formuló estas declaraciones después de haber realizado una recorrida por el Centro Internacional de Medios junto con el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el secretario de Comunicación, Jorge Grecco.

Sin comentarios

Lombardi también fue consultado sobre el papelón internacional por la doble suspensión de la final River-Boca de la copa Libertadores justamente en la antesala del G20 y sostuvo al respecto que esta situación no empaña el desarrollo de la cumbre.

"Erradicar las bandas de delincuentes en el fútbol es una tarea pendiente pero es un asunto que tiene especificidad. Por ejemplo, pudimos desarrollar los Juegos Olímpicos de la Juventud sin inconvenientes", comparó el funcionario.

Señaló que Macri y Macron no aludieron a este asunto: "De fútbol no se habló", indicó.