Lo confirmó el presidente de la AFA, Claudio "Chiqui" Tapia.


Tras varias idas y vueltas, este lunes se confirmó que las finales de la Copa Libertadores entre Boca y River se jugarán los sábados 10 y 24 de noviembre, a las 17, y sin hinchas visitantes.

“Los clubes han llegado a un acuerdo para que la final de la Copa Libertadores se juegue sin público visitante, el sábado 10 y 24 de noviembre a las 17“, informó en una conferencia de prensa el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia, junto a Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio.

Según explicó Tapia, se adoptó la medida de jugar solo con público local porque de lo contrario se “podrían generar inconvenientes” para los socios de ambos equipos porque habría que “reducir” la capacidad por cuestiones de seguridad.

“Ambos clubes valoran y reconocen el interés del presidente Mauricio Macri por promover el público visitante y asumen el compromiso para acompañar las condiciones para que vuelvan los visitantes a los estadios del fútbol argentino”, agregó.

En tanto, el dirigente llamó a vivir “estas jornadas como lo que son: una celebración popular que no sabe de fronteras, en paz, con pasión y en convivencia. Somos rivales, no enemigos”.






Comentarios