El empresario K admitió que cobró plata negra para imprimir 16 millones de boletas electorales del Frente para la Victoria. 


Sergio Szpolski declaró este lunes ante el juez federal Claudio Bonadio, en el marco de la causa de los Cuadernos de las coimas, y aseguró que el ex jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, le encargó la impresión de “16 millones de boletas” electorales del Frente para la Victoria (FPV), para las elecciones PASO y las generales bonaerenses de 2013.

Según consignó Clarín, Szpolski explicó que ese dinero se lo dieron desde Jefatura de Gabinete del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

(Archivo)

El ex empresario de medios K se presentó con su abogado Santiago Blanco Bermúdez, que también representa al ex espía Jaime Stiuso.

Szpolski relativizó su participación en el circuito de las coimas, que aportaron varios de los empresarios más importantes del país para financiar a la entonces Presidenta.

Aseguró que el kirchnerismo necesitaba imprimir 130 millones de boletas electorales, cuya impresión se distribuyó entre varias empresas, una de las cuales era su imprenta Poligráfica del Plata. Y que cobró entre 40 y 50 centavos por cada una de las 16 millones de boletas electorales que le encargó el gobierno K. Según fuentes judiciales, señaló que el mecanismo de impresión de boletas “no es siempre transparente, por lo que sabemos de los diarios”, en referencia a la causa de los Cuadernos de las coimas.

(Archivo)

Esta declaración coincide con la información contenida en el pendrive del ex secretario de Abal Medina, Martín Larraburu, quien individualizó a Szpolski como uno de los receptores de las coimas, que recogía el grupo del ex funcionario de Planificación Roberto Baratta.

En su imprenta Poligráfica del Plata se imprimieron millones de boletas del FPV, así como las revistas 7 Días, Veintitrés, Cielos Argentinos, Forbes, Newsweek, Auto Bild, Lonely Planet y El Sensacional, entre otras, que formaban parte del grupo de medios de Szpolski y Matías Garfunkel. A fines de 2014, Szpolski vació la imprenta y dejó de pagarle el sueldo a sus 60 empleados, hasta llevarla a la quiebra.




Comentarios