Ninguna área maldita. El triángulo de las Bermudas, esa región en el Océano Atlántico entre Florida, Bermuda y Puerto-Rico, tiene una explicación científica para el misterio de las desapariciones: olas gigantes que solo duran unos poco minutos.

Aviones y barcos enteros han sido tragados por olas monstruosas y un grupo de científicos de la Universidad de Southampton creen que el fenómeno de las desapariciones puede explicarse por la formación de "olas rebeldes", erráticas y enormes, creadas por las tormentas que chocan en el mar.

La región del Atlántico conocida como el Triángulo de Diablo tiene adjudicada la fama de haberse comido 1000 vidas humanas, 20 aviones y 50 barcos a lo largo de 100 años, dando lugar a todo tipo de conspiraciones y enigmas. Para un documental emitido por el Canal 5 de la TV británica, los científicos usaron simuladores para recrear estas olas monstruosas de más de 30 metros. Ellos consideran que es la explicación natural de las desapariciones en la región.

El ‘Triángulo de las Bermudas’ es la zona geográfica ubicada en el Océano Atlántico con área similar a la de un triángulo equilátero que se forma por las islas del mismo nombre, entre Puerto Rico y Miami.

Según los científicos, esta región puede experimentar hasta tres tormentas gigantescas al mismo tiempo, chocando entre sí desde diferentes direcciones y generando una "ola rebelde". Una ola semejante puede partir en dos a un barco tan enorme como el Cyclops.

Se trata de una pared de agua de 30 metros de alto similar al tsunami más grande registrado en la Bahía de Lituya, en Alaska, en 1958, tras un terremoto. También se hicieron simulaciones que demostraron que una ola de 15 metros es suficiente para hundir un barco de fondo chato. ¿Será el fin del misterio que envuelve al "Triángulo de las Bermudas"?