Las comisiones que tratan el proyecto recibieron a oradores a favor y en contra de la interrupción del embarazo.


La última jornada de exposiciones en torno al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo en el plenario de las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Penales, y Asuntos Constitucionales del Senado, se llevó a cabo este martes.

Veinte expositores dieron sus puntos de vista a favor y en contra del proyecto que fue aprobado en Diputados y, el miércoles, será la firma de dictámenes.

Más allá de la finalización de la etapa en que los oradores hablaron a favor y en contra del aborto, el foco estuvo puesto en la definición del proyecto que será tratado primero en la Cámara Alta, donde el rechazo al proyecto se estaría imponiendo levemente entre los legisladores.

Entre los expositores más destacados se encontraron Lino Barañao, Claudia Piñeiro, Verónica Carmargo (Fundadora de #NiUnaMenos), Alika Kinan (Sobreviviente del delito de trata y activista) y la exgobernadora de Tierra del Fuego Fabiana Ríos.

Piñeiro es una de las voces más fuertes a favor de la legalización del aborto. En su exposición en Diputados dijo a los legisladores que votaran en contra tendría que “mirar el día de mañana a una nieta y decirle que votaron para que una mujer tenga adentro de su cuerpo un embrión y los ojos de esa niña les van a transmitir el horror”.

La médica Chinda Concepción Brandolino argumentó su rechazo al proyecto diciendo que el aborto no puede ser considerado como una emergencia sanitaria en el país.

Verónica Camargo, madre de una Chiara Páez asesinada por su novio por negarse a abortar. “Todo comenzó con un embarazo no buscado. Ella no quería ser madre a los 14 años, pero cuando lo hablamos entre nosotras y ella vio que tenía mi apoyo, se dio cuenta que tenía contención y discernimiento. Hubo escucha: no mentiras ni regaños”, afirmó.

Y agregó: “Ella siguió adelante porque entendió que esa vida valía y quería enfrentarla, sabía que necesitaba ayuda. El resto estaba en las crónicas policiales. Fue a la casa del novio. La familia la mató y la enterró“.

Diana Maffia, doctora en Filosofía dijo: “Es necesario escuchar a las mujeres y sus razones para comprender la gravedad de este conflicto. Porque la dimensión de la tortura que significa una maternidad forzada puede medirse en que esa mujer arriesga su vida en un aborto clandestino en inseguro para evitarla”, afirmó.




Comentarios