El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le declaró la guerra comercial a China ya que mostró su disposición a aplicar nuevos aranceles a todas las importaciones procedentes del país asiático.

Esta "guerra comercial" tendrá un fuerte impacto en la economía a nivel global. Entrevistado por la cadena CNBC, Trump afirmó: "Estoy listo para ir a por los 500", refiriéndose al valor de 505.500 millones de dólares de las importaciones chinas en Estados Unidos en 2017. Según Washington, ese año el país solo exportó 129.900 millones de dólares a China, lo que generó un fuerte déficit comercial.

Asimismo, Trump justificó sus aranceles adicionales ya que aseguró que "fue estafado por China durante mucho tiempo". "No quiero que se asusten, quiero que les vaya bien", dijo sobre los chinos. "Me gusta el presidente Xi Jinping, pero fue muy injusto", agregó.

Además, el Presidente norteamericano amenazó con introducir antes de finales de agosto nuevos aranceles del 10% a productos chinos por 200.000 millones de dólares. Luego de la entrevista, Trump tuiteó que " China , la Unión Europea y otros han estado manipulando sus monedas y tasas de interés, mientras que Estados Unidos está aumentando las tasas en momentos en que el dólar se fortalece más y más cada día que pasa, lo que quita la gran ventaja competitiva" al país.