Los consejos a tener en cuenta si este verano vacacionás en las playas brasileñas.


El estado brasileño de San Pablo fue declarado “zona de riesgo de fiebre amarilla” por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomendó a quienes viajen allí vacunarse con diez días de antelación.

El mismo organismo difundió los síntomas y las características de la enfermedad, luego de que se reportara en los últimos días un fuerte aumento de casos en San Pablo, Minas Gerais y Río de Janeiro, donde ya hubo, al menos, 34 muertes desde enero de 2017.

¿Qué es la fiebre amarilla?

Según los documentos redactados por la OMS, la fiebre amarilla (FA) es una enfermedad vírica del ser humano y de otros primates que es transmitida por mosquitos y actualmente es endémica en 44 países de las regiones tropicales de África y América del Sur.

La vacunación a gran escala contra la FA ha sido muy eficaz y es la única forma de no contraer la enfermedad. A partir de los 9 meses de edad ya se puede recibir la dosis, en tanto que las embarazadas deben consultar con un médico especialista.

Sin embargo, en las zonas en que las campañas de vacunación en masa han cesado y la cobertura vacunal no se ha mantenido, la enfermedad ha recurrido y producido brotes importantes.

Es raro que los individuos sanos no generen anticuerpos neutralizantes después de la vacunación. Las personas vacunadas presentan niveles protectores de anticuerpos neutralizantes en 10 días, y el 99% al cabo de un mes. La protección conferida dura por lo menos 20-35 años, y probablemente toda la vida.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Si ya se ha contraído el virus y pasado el periodo de incubación de 3 a 6 días, la infección puede cursar en una o dos fases. La primera, aguda, suele causar fiebre, mialgias con dolor de espalda intenso, cefaleas, escalofríos, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. Posteriormente, la mayoría de los pacientes mejoran y los síntomas desaparecen en 3 o 4 días.

Sin embargo, el 15% de los pacientes entran a las 24 horas de la remisión inicial en una segunda fase, más tóxica. Vuelve la fiebre elevada y se ven afectados diferentes sistemas orgánicos. La mitad de los pacientes que entran en la fase tóxica mueren en un plazo de 10 a 14 días, y los demás se recuperan sin lesiones orgánicas importantes.

No hay tratamiento curativo para la fiebre amarilla por lo que la vacunación es la medida preventiva más importante contra la enfermedad.

¿Dónde vacunarse?​

Desde el Ministerio de Salud de la Ciudad agregaron cuatro lugares más para poder vacunarse debido a la alta demanda que hay en Capital Federal.

Los nuevos centros que se agregaron desde el martes, y que estarán sólo por enero y febrero, son estos:

– Hospital Teodoro Alvarez: Aranguren 2701, lunes y jueves de 9 a 12.

– Hospital Pirovano: Monroe 3555, martes y jueves de 9 a 14.

– Hospital Vélez Sarsfield: Calderón de la Barca 1550, martes y viernes de 8.30 a 11.30.

– Cesac N°33: Av. Córdoba 5741, miércoles y jueves de 10 a 13.

Además, la vacuna se sigue dando en los dos centros de Capital donde siempre se aplica:

– Sanidad de Fronteras: Av. Pedro de Mendoza S/N y Blanes (frente a Colonia Express), de lunes a viernes de 10 a 15.

– Hospital Muñiz: Uspallata 2272, martes y viernes de 10 a 12 hs.

Para consultar los lugares de vacunación en todo el país: https://www.argentina.gob.ar/salud/viajeros/vacunatoriosfiebreamarilla






Comentarios