"El martes la Cámara de Diputados tratará el proyecto de Ley de Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas, en una sesión especial convocada para ese día por diputados del oficialismo y de distintos bloques de la oposición". Eso dice una gacetilla enviada este jueves por la noche a periodistas por parte de los colaboradores más cercanos de Máximo Kirchner, jefe del bloque Frente de Todos (FDT) de la Cámara.

La gacetilla acompaña el pedido de sesión especial para el martes a las 12 del mediodía cursado al presidente de la Cámara, Sergio Massa, con las firmas de Kichner, Carlos Heller —autor de la iniciativa— y otros 10 diputados nacionales.

Ellos son José Luis Gioja, Leonardo Grosso, Cecilia Moreau y Cristina Álvarez Rodríguez, del Frente de Todos; Eduardo Bucca, del Bloque Justicialista; Carlos M. Gutierrez; de Córdoba Federal; Ricardo Wellbach, del Frente de la Concordia de Misiones; José Luis Ramón, de Unidad y Equidad Federal; Luis Di Giacomo, de Juntos Somos Rio Negro, y Felipe Álvarez, del flamante bloque Acción Federal, recientemente alejado de Juntos por el Cambio (JPC).

La cantidad y la diversidad de firmas no solamente preanuncian una segura aprobación del proyecto, conocido como impuesto a la riqueza, sino también evidencian una interna en el seno del oficialismo, entre Kirchner y Massa.

¿Quién manda?

Kirchner es coautor del proyecto de Heller y Massa es el presidente de la Cámara.

Máximo Kirchner (Foto: Télam)

Massa había hecho saber que el impuesto a la riqueza por ahora no estaba en los planes del Congreso y que estaban a la espera de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, diera a conocer su reforma impositiva, para evitar que este gravamen fuera incompatible con ese proyecto más general.

Pero Kirchner, con estas firmas y con este comunicado, difundido de manera sorpresiva esta noche a la prensa, a través de sus más íntimos colaboradores, no a través de los canales institucionales, parece haber querido demostrar quién verdaderamente manda en la Cámara de Diputados.

En ese contexto, el principal espacio de la oposición, JPC, que tiene el 45 por ciento de las bancas de la Cámara Baja, no estaban al tanto de que el próximo martes se trataría finalmente el impuesto a la riqueza.

Qué dice la iniciativa

El proyecto, que obliga a pagar por única vez una tasa de al menos un 2% sobre sus fortunas a quienes posean patrimonios superiores a los 200 millones de pesos, está listo para ser aprobado en la Cámara de Diputados y, después, ser convertido en ley de un plumazo en el Senado (a cargo de Cristina Fernández de Kirchner).

El 25 de septiembre pasado, la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja, que preside el oficialista porteño Carlos Heller, emitió un dictamen con 27 firmas, de las cuales 25 son del Frente de Todos y las restantes pertenecen al peronista cordobés Paulo Cassinerio, que responde al gobernador Juan Schiaretti, y al misionero Diego Sartori, del Frente de la Concordia Misionero. Sólo JPC se opone a la iniciativa.

El trámite legislativo de ley del denominado “aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los impactos de la pandemia” tiene en rigor no una demora de un mes y medio, sino de siete meses: Heller anunció por primera vez que presentaría el proyecto el 5 de abril.

Nueve días después, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, se reunió con Kirchner, con Heller y con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para expresar formalmente su apoyo a la iniciativa, sin que aún estuviera presentada.

El proyecto fue presentado recién cuatro meses y medio después, el 28 de agosto pasado, y, con el dictamen, quedó listo el 25 de septiembre para ser debatido en sesión, con segura aprobación.

Pero desde entonces, nada más se supo, hasta la noche de este jueves, con la gacetilla enviada por colaboradores de Máximo y Cristina Kirchner, en la que se informa que, "además, en la sesión" del martes, aún no convocada, "se tratarán otros proyectos vinculados a temas ambientales".

"Por un lado, la llamada Ley de Fuego, que impide la utilización comercial de tierras que hayan sido víctimas de incendios forestales, cuyo objetivo es reducir los incendios forestales intencionales y la especulación. Por otra parte, se debatirá la Ley Yolanda, que determina la realización de capacitaciones ambientales obligatorias en el ámbito de la administración pública", dice el comunicado de prensa.

A la espera de Guzmán

Vía País informó el domingo que el oficialismo estaba a la espera del proyecto de reforma impositiva que mandaría el ministro Guzmán para que el aporte solidario y extraordinario no sea incompatible con esa propuesta gubernamental.

Inclusive, en el oficialismo señalaban que el texto del jefe del Palacio de Hacienda sería anticipado a Heller y a Kirchner para que puedan evaluarlo.

Martín Guzmán (Foto: Clarín)

No descartaban que, inclusive ya dictaminado el proyecto de impuesto a la riqueza, pudiera sufrir modificaciones.

"En tal caso, las vamos a resolver intragobierno", dijo entonces un importante diputado nacional a periodistas acreditados del Congreso y adelantó que "en los próximos días entra" formalmente la propuesta de Guzmán.

Ahora parece que se invirtió el cronograma: antes se aprobará el impuesto a la riqueza.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.