Joe Biden y su llegada a la Casa Blanca traerá consigo muchos cambios en referencia a la antigua administración. Uno de ellos tendría que ver con una larga tradición estadounidense sobre “las primeras mascotas”.

Durante la presidencia de Donald Trump se rompió la larga tradición de hace más de 100 años sobre los presidentes y sus mascotas, el republicano no tenía ninguna, a diferencia de Biden que cuenta con dos perros: Major y Champ.

Joe Biden adoptó en 2018 a Major. (Twitter/DrBiden)

Uno de ellos es Major, un pastor alemán que llegó a la vida de la familia Biden en noviembre de 2018, gracias a la Delaware Hummane Association, que lo rescató y lo puso en adopción.

Major sería el primer perro adoptado de un refugio que logra llegar a la Casa Blanca y eso lo hizo ser protagonistas en las últimas semanas de campaña del demócrata. En realidad, ambos perros de Biden lo fueron, ya que el ahora presidente electo había publicado en sus redes la frase: "Devolvamos a los perros a la casa blanca" junto a un video de Trump mostrando su poco interés por los animales.

Jill Biden, esposa del presidente electo, junto a Major y Champ. (Twitter/DrBiden)

“Qué parecería yo paseando un perro por el césped de la Casa Blanca”, había dicho en su momento Trump generando polémica entre algunos animalistas y estadounidenses que ven en la figura de la primera mascota un símbolo importante.