"Nosotros ya estamos afuera, ya nos fuimos del predio pero el Gobierno sigue tirando balas de goma, de plomo y continúa reprimiendo. Ahora vamos a ir a buscar otro terreno para seguir usurpando", dijo este jueves después del desalojo una de las delegadas de la toma de Guernica, Nicole.

"Si tenemos que ir a la Casa Rosada y prenderles fuego todo, lo vamos a hacer. Vamos a parar los subtes y los trenes. También haremos cortes y piquetes", anticipó la mujer, que participó de la toma junto a su pareja y su hija, según contó.

Desalojo de ocupantes que tomaban tierras en la localidad bonaerense de Guernica. (Clarín)

El desalojo, que involucró a unos 4000 policías, comenzó en la madrugada y se extendió hasta pasadas las ocho de la mañana del jueves. Incluso cuando al predio ya estaba liberado, policías y una banda de manifestantes -algunos que habían estado viviendo en la toma, y otros de organizaciones sociales- se enfrentaron con balas de goma y piedrazos.

Desalojo de ocupantes que tomaban tierras en la localidad bonaerense de Guernica. (Clarín)

Mientras, en distintos accesos a la ciudad de Buenos Aires hubo cortes de tránsito en repudio al desalojo.

"Quiero dejar en claro que el Gobierno Nacional y el Gobierno Provincial serán los responsables de toda la sangre que corra acá", agregó Nicole, en diálogo con radio Rivadavia.

Desalojo de ocupantes que tomaban tierras en la localidad bonaerense de Guernica. (Clarín)

"El Gobierno rompió la mesa de negociación", agregó, y aseguró que ellos no quieren "un subsidio" sino que necesitan "una casa" para vivir. "Es imposible acceder a una vivienda en la Argentina", sostuvo.

"La realidad mía y de la gente es que hace tres generaciones que no tengo casa y desde los 15 años que laburo", contó Nicole. "Con la pandemia nos quedamos sin laburo con mi pareja".

Leonel, otro de los ocupantes, hizo una declaración similar a Clarín: "Estamos esperando que se vaya la policía para volver, porque vamos a volver. Un grupo va a la municipalidad y el otro se queda acá".

Los terrenos fueron ocupados en julio por unas 1200 familias que vivían en Guernica y otras provenientes de los distritos de Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría.