Una niña australiana de origen indígena de 11 años, identificada como Annaliesse Ugle, se quitó la vida al enterarse de que el hombre que abusó sexualmente de ella durante 6 años quedara en libertad.

El hombre de 60 años, con numerosos antecedentes por abuso de menores, fue detenido pero puesto en libertad en cuestión de horas. Una decisión que fue ratificada posteriormente por un juez a pesar de que la niña afirmaba que había abusado de ella entre 2014 y 2020.

Debido a la situación, Annaliesse no se sentía segura y se quitó la vida al no soportar la idea de volver a encontrarse con él. El violador llevaba un mes libre y vivía en el mismo pueblo que la niña.

La tapa de "The West Asutralian".

"Es muy, muy triste. Que una niña de 11 años se quite la vida está más allá de toda descripción", dijo el primer ministro Mark McGowan​, quien agregó: "Tengo una hija de 11 años, está más allá de la comprensión. Claramente, se cometió un error. La policía lo ha reconocido. Lamento mucho por todos los involucrados que haya ocurrido toda esta serie de hechos".

El presunto delincuente, que aún no se declaró culpable, enfrenta casi una docena de cargos (incluida la penetración sexual de un menor de 13 años y el trato indecente).