El efecto que la altura de la ciudad de La Paz, en Bolivia, genera en el cuerpo de una persona, principalmente de un deportista, es real e inevitable. Son distintas las fórmulas que implementan los equipos de fútbol para intentar contrarrestarlo y la Selección Argentina cambiará la suya.

Hasta ahora, la estrategia consistía en pasar la noche previa en Santa Cruz de la Sierra, en el llano, y viajar a La Paz el mismo día del partido.

Pero para enfrentar al seleccionado boliviano el próximo martes 13 por la segunda fecha de las Eliminatorias para Qatar 2022, el cuerpo técnico albiceleste decidió que todo el plantel pase dos noches a 3.650 metros.

Según confirmó Olé, la Selección llegará a altura el domingo, dos días antes del partido. Después de enfrentar a Ecuador el jueves 8 en la Bombonera, el plantel viajará en un vuelo chárter de Aerolíneas Argentinas rumbo a La Paz.

Además, se entrenará allí el lunes, en el campo de entrenamiento de The Strongest. El objetivo es que los jugadores superen el efecto del llamado "mal de altura" y puedan elevar el nivel de saturación de oxígeno, que un futbolista del llano pierde al jugar a 3.600 metros sobre el nivel del mar.