Cientos de personas de congregaron frente a la Residencia del presidente Alberto Fernández para que se habilite la práctica de deportes individuales.


Cientos de deportistas, entre los que se encontraba el remero olímpico Ariel Suárez​, se congregaron este domingo al mediodía frente a la Residencia de Olivos para reclamar la habilitación de la práctica de deportes individuales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Bajo la consigna “El deporte bonaerense necesita trabajar“, cientos de deportistas de distintas disciplinas, entre ellas tenis, golf, atletismo, gimnasia artística, remo y canotaje, manifestaron su descontento frente a la Quinta en la que reside Alberto Fernández. En la convocatoria, que se realizó a través de redes sociales, los organizadores habían pedido concurrir con barbijo y manteniendo distancia social.

Parte del reclamo tuvo que ver con el retorno de los entrenamientos de fútbol, autorizados por las autoridades sanitarias desde este lunes. Según expresaron los manifestantes, “no tiene sentido” que ellos puedan volver a las prácticas, teniendo en cuenta que es un deporte colectivo, y que los que realizan prácticas individuales en otros deportes no puedan hacerlo.

Deportistas reclamaron frente a la Quinta de Olivos poder volver a la actividad

“Vinimos a alzar nuestra voz porque nos están discriminando. No tiene sentido común lo que están haciendo. ¿Cómo pueden autorizar a once personas, con referís, con suplentes, con todo lo que conlleva el fútbol, y no al remo u otros deportes, que tienen un protocolo que ya fue aprobado por (el Ministerio de) Salud y en los que hay cero contacto. En el remo, en un bote individual podés tener una distancia de 100, 200 metros o los que quieras. No te podés contagiar en el agua”, reclamó en remero olímpico Ariel Suárez en diálogo con TN​.

También hubo en la manifestación profesores de tenis ​y otros deportes  que reclamaron que los autoricen volver a la actividad, ya que hace cinco meses que no perciben dinero producto de la falta de clases. También estuvieron presentes dueños de clubes de barrio que manifestaron el mismo problema, ya que la gente dejó de pagar la cuota social y deben seguir pagando los servicios.

Entendemos que hay deportes que son muy riesgosos pero hay otros que no. Cómo vamos a hacer si hace cinco meses que tenemos las puertas cerradas. Los clubes no son empresas, no tenemos ahorros. No podemos seguir sosteniéndolo. Así los clubes van a quebrar”, comentó el dueño de una de esas instituciones afectadas.


En esta nota:

Sociedad Coronavirus


Comentarios