Contenido de la Red Federal contra la Desinformación sobre coronavirus (RedDES).


El video donde un hombre y una mujer denuncian que en el Jardín N° 938 de Moreno, municipio ubicado en la zona oeste del Conurbano bonaerense, les entregaron paquetes de fideos de la marca “Fidegal” vencidos, circula en WhatsApp y redes sociales desde el 1ro de julio último. Para sostener que están vencidos, la mujer muestra que en el paquete la fecha de vencimiento original (“octubre 2012”) está tachada con negro y hay otra fecha de vencimiento sobreimpresa (“junio 2022”) en otra parte del paquete.

Chequeado pudo comprobar que el video no fue manipulado ni está alterado y que la Municipalidad de Moreno entregó en ese jardín los fideos de la empresa productora Molinos Brüning SA con un empaquetado que viola lo que establece el Código Alimentario Argentino y sin contar con el permiso de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal).

Respecto del estado del alimento, tanto la empresa como el municipio presentaron a este medio documentos que señalan que los fideos eran aptos para consumo humano pese a estar en paquetes con fecha vencida, aunque el municipio ordenó “detener de inmediato su distribución”.

La empresa distribuidora que ganó la licitación es Gyuland SRL, que a su vez subcontrató a Molinos Brüning. Dado que en el medio de la verificación Gyuland realizó una denuncia penal que se tramita en sede judicial, y que aún no concluyó, en esta nota se cuenta la historia que hay detrás del video sobre los fideos con empaquetado ilegal que fueron repartidos por la Intendencia de Moreno.

Lo que circula en WhatsApp y redes

El video fue compartido decenas de veces en WhatsApp y en Facebook (ver acá, acá, acá y acá) tiene hasta el momento más de mil compartidos. Además, llegó en reiteradas oportunidades al número de WhatsApp de Chequeado (+54 9 11 3679-0690) para ser verificado.

“Acá les vamos a mostrar el producto que da el Gobierno para combatir la pandemia. Es una bolsa de fideo que, como podemos ver, no es de marca para nada”, arranca el video donde un hombre muestra un paquete de fideos fusilli de la marca “Fidegal”.

Luego, una mujer lee “Acá dice: ‘Fecha de vencimiento: junio 2022’” y pasa un algodón con alcohol sobre una tachadura en negro para luego leer: “El Presidente dice que nos quedemos en casa, que el Estado va a estar para alimentarnos, para ayudarnos. ‘Consumir preferentemente antes de octubre 2012’”. Y agrega, en tono irónico: “Pasaron 8 añitos, bueno”. Uno de los posteos, además, señala: “Estos fideos manda kicillof en los bolsones” (sic).

Pese a que las publicaciones hacen referencia a Alberto Fernández y a Axel Kicillof, durante el gobierno de María Eugenia Vidal (Cambiemos) se descentralizó, a través del Decreto 2.077/2016, la administración de los fondos del programa Servicio Alimentario Escolar (SAE) en ciertos municipios, por lo que la compra y distribución de alimentos a las escuelas de Moreno está bajo la órbita de la Dirección de Educación del municipio, que lidera la intendenta Mariel Fernández (Frente de Todos).

El empaquetado de los fideos es ilegal

Molinos y Establecimientos Harineros Brüning SA es una empresa santafesina ubicada en la ciudad de San Jorge, provincia de Santa Fe, que tiene una compañía hermana en Paraguay, según confirmó El Surti -medio de ese país- a Chequeado. En diciembre de 2018, el empresario José Romero reemplazó en su presidencia a Sergio Tasselli, el mismo empresario que está procesado en la llamada causa “Cuadernos de la corrupción”.

Según los comunicados realizados el 30 de junio último por la Municipalidad, la distribuidora Gyuland SRL y la propia empresa, Molinos Brüning es la compañía que produjo los fideos que se ven en el video viral y que se repartieron en 17 escuelas de Moreno, según precisó la Intendencia.

Ante la viralización del contenido audiovisual, la Secretaría de Cultura, Educación y Deportes de Moreno informó: “La empresa distribuidora Gyuland envió la documentación respaldatoria de la compra de esos fideos en tiempo reciente, demostrando que no estaban en su depósito guardados. Asímismo, enviaron un comunicado de la marca Molinos Brüning, donde notifican las complicaciones surgidas por hechos relacionados a la pandemia COVID-19”.

En dicho comunicado, Molinos Brüning afirma que, ante complicaciones surgidas por la pandemia y la demanda de producción, utilizaron bobinas de empaquetado con fecha de vencimiento de 2012, “las cuales fueron salvadas con las nuevas fechas de vencimiento en función a la producción actual”. Y, además, aseguran: “Por lo cual damos fe que la fabricación y envasado de los productos marca Fidegal (…) son de producción y envasado actual respetando las buenas prácticas de manufacturas y las normas vigentes”.

Según el artículo 244 del Código Alimentario Argentinoque rige a nivel país y regula cómo se deben envasar los alimentos-, “queda prohibido el uso de rótulos que tengan enmiendas, leyendas agregadas con caracteres diferentes a los tipográficos que correspondan a los mismos, así como la superposición de rótulos en los envases, salvo autorización expresa de la autoridad sanitaria competente”.

En el caso de Santa Fe -de donde es oriunda la empresa Molinos Brüning SA-, la autoridad sanitaria competente es la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAL), que depende del Ministerio de Salud provincial.

Chequeado se comunicó con este organismo estatal para conocer si la empresa había obtenido autorización para poder comercializar los fideos “Fidegal” con la fecha de vencimiento tachada. La ASSAL respondió oficialmente: “La razón social no ha solicitado ante esta agencia ninguna autorización de uso de rótulo no reglamentario y/o con enmienda por período de aptitud, y -de haberlo hecho- la misma no se hubiese otorgado por la naturaleza misma de la información a salvar”. Además, la agencia realizó auditoría del establecimiento en San Jorge, donde detectó varias irregularidades.

Comunicado de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAL).

Ante esta situación, la Dirección de Educación de Moreno inició un expediente administrativo y el gerente de Gyuland, Santiago Balogh-Kovacs, presentó una denuncia en el Juzgado en lo Civil y Comercial de Moreno, que se encuentra en proceso.

El análisis de los fideos, de un laboratorio no oficial

En el expediente municipal, la Municipalidad de Moreno y la empresa Molinos Brüning presentaron sendos análisis del producto en cuestión.

El informe de la Intendencia -un análisis macroscópico (es decir, que analiza sólo lo visible) que lleva la firma de la licenciada en Nutrición Verónica Pierpauli y tiene fecha 30 de junio último- señala: “Del análisis realizado se puede deducir que es improbable que la fecha de vencimiento real sea la oculta, ya que de ser así el producto no se encontraría en buenas condiciones aparentes”. Y, además, solicita “un análisis microscópico” (es decir, que describe fenómenos que ocurren a escalas no visibles a simple vista) de los fideos.

Ante la consulta de Chequeado, el director de Educación municipal, Hernán Borghi, señaló que el análisis microscópico existente no era propio sino de la empresa Brüning. Este análisis data del 20 de junio último, lleva la firma del bioquímico Carlos Sabbatini y concluye que la “muestra es apta para consumo humano”.

Análisis microscópico que presentó la empresa Brüning y data del 20 de junio último.

Este medio se comunicó con el doctor en Ciencias Químicas e investigador del Conicet, Patricio Santagapita, y con la doctora en Bromatología e investigadora del Conicet, Mara Galmarini. Ambos confirmaron que el segundo análisis clínico concluye que los fideos son aptos para consumo humano, aunque aclararon que el laboratorio que realizó la determinación de la calidad sanitaria (“Vital Consultorios Médicos. Laboratorio de Análisis Clínicos”, ubicado en San Jorge, Santa Fe) no forma parte de la Red Nacional de Laboratorios Oficiales de Análisis de Alimentos (ReNaLOA) del Ministerio de Salud de la Nación.

“Vital Consultorios Médicos. Laboratorio de Análisis Clínicos” no forma parte de la ReNaLOA.

Según señaló Borghi en una entrevista con el medio Moreno primero, desde el jardín que aparece mencionado en el video “nunca llegó denuncia oficial” sobre los fideos y su vencimiento “sería casi imposible, no es cierto, un fideo del 2012, hace 8 años”. “El fideo está en condiciones, el problema fue lo que pasó con el envasado y que no se hizo una aclaración”, agregó.

Sin embargo, la misma nutricionista que firma el informe técnico de Moreno también recomendó “detener de inmediato la distribución” de los fideos fusilli de marca “Fidegal”, “así como su correspondiente reemplazo por el mismo producto de una marca que cumpla con los requisitos establecidos por el Código Alimentario Argentino”.

Según un comunicado de la empresa Gyuland, fueron distribuidas en 17 escuelas de Moreno 36.960 unidades de fideos “Fidegal”. Al 30 de junio, luego de que la empresa tomara contacto con las directoras de dichos establecimientos educativos, 9 colegios reemplazaron esas unidades por otras de la marca “Isabel” o entregaron directamente las nuevas.

Pero, “8 colegios no quisieron el reemplazo, argumentando que no tenían reclamos y que en su mayoría ya habían entregado todos los bolsones”, dice Gyuland y concluye: “Les pedimos, en la medida de lo posible, poder llevarlo a cabo [N. de R.: la reposición de los paquetes] y que nos poníamos a disposición para tal fin”.

Si querés estar mejor informado sobre la pandemia, entrá al Especial Coronavirus.

Esta nota fue producida por la Red Federal contra la Desinformación (RedDES), una red colaborativa federal de medios creada para producir y difundir verificaciones de rumores y contenidos falsos sobre coronavirus que están circulando a través de las redes sociales. Las vías de contacto son: por mail a redfederal@chequeado.com y /Chequeado en todas las redes. Si te llegó información sospechosa por WhatsApp podés enviarla al 11.3679.0690 para su verificación.


En esta nota:

Coronavirus

Comentarios