En el marco de la cuarentena, seguramente la palabra "Twitch" llegó a los oídos de muchos padres. Si bien veían a sus hijos frente a la computadora, desconocían que detrás de la pantalla hay una comunidad inmensa, que llegó a tener picos máximos de 73 millones de horas observadas. Incluso, es tal esta tendencia que surgieron streamers que comenzaron a tomarlo como un trabajo.

En primer lugar, lo que tienen que saber aquellos padres descolocados es que se trata de una plataforma de streaming de video que ofrece ver cómo otros usuarios juegan videojuegos. De esta manera, los streamers retransmiten sus partidas y comentan lo que va sucediendo.

No obstante, Twitch también cuenta con canales que no ofrecen ningún contenido relacionado con juegos. En estos casos, los streamers tocan instrumentos, cantan, enseñan arte o simplemente muestran su vida cotidiana.

El Stream Solidario que se hizo este año por el coronavirus.

Los espectadores de Twitch tienen la posibilidad de escribir mensajes en una ventana de chat para comentar lo que están viendo e incluso enviar imágenes animadas ("Emotes"). Estos mensajes son visibles para el streamer y para los demás espectadores.

En ese sentido, se puede evitar que la gente envíe mensajes privados no solicitados (Whispers, según la jerga streamer) entrando en el menú de ajustes de la aplicación.

Según los términos de servicio de Twitch, sólo pueden jugar los mayores de 13 años y los menores de 18 deben hacerlo bajo la supervisión de sus padres, aunque esto muchas veces no se cumple.

Cabe destacar que la descarga de Twitch y el acceso a su contenido es gratuito , pero hay streamers que ofrecen suscripciones mensuales que incluyen ciertos privilegios como la opción de poder jugar mano a mano con el anfitrión.

Además, los usuarios tienen la opción de comprar una moneda llamada "Bits", que pueden enviar a sus streamers preferidos como muestra de apoyo.

La experiencia de un streamer

En diálogo con Vía País, Jjjoaco, que saltó a la fama en el stream por sus clips graciosos en Twitch, contó su experiencia en la plataforma que se volvió furor para los más jóvenes.

"No tenía ni pensado llegar a tomarme esto como un trabajo, ganar dinero ni nada de eso", confesó Jjjoaco, quien advirtió que "es muy difícil stremear".

"Cuesta mucho llegarle a alguien. No hay que perder la motivación, yo me acuerdo y dije '¿por qué no largo todo?'. El que abandona, no tiene premio. Me acuerdo que al principio tenía sólo auriculares, la cámara del celu y un micrófono", agregó.

Con respecto al apoyo de su familia, reconoció que el sostén existió "en todo momento" y hasta reveló que la computadora con la que stremea la compró 50 y 50 con su abuela.

"Siempre me apoyaron en todo. Mi familia tiene una mentalidad abierta. Al comienzo es más una boludez de un pibito que juega a la compu y te dicen te quedás hasta muy tarde. A otros les pasa que les dicen que primero el estudio; igual en mi caso no hay chance de que no termine la escuela", manifestó.

Por último, brindó consejos para aquellos que quieren empezar a ser profesionales del stream e invitó a no desanimarse: "No vas a tener 100 viewers de un día para el otro.  Durante un año, estuve con dos personas viéndome y hasta hace nada me estaban mirando 20; tuve un cambio radical".