Tomás Orduna dijo que habrá entre 100 y 150 muertes diarias pero que no se llegará a "una situación que se desmadre".


Con todas las alarmas encendidas después del récord de 5344 casos registrados el martes, el infectólogo Tomás Orduna, asesor del Gobierno, explicó que el número puede haber respondido a “una suerte de apagón en el registro” que hubo el fin de semana.

“Hay un retraso en la carga de datos”, admitió Orduna, jefe de servicio del Hospital Muñiz, en diálogo con “Habrá consecuencias”, de radio El Destape. “En provincia de Buenos Aires solo dos tercios de los casos eran del lunes, el resto era de varios días atrás”, añadió.

También aclaró que la cantidad de fallecidos informados el martes -117- “están más relacionadas con el arrastre anterior”. Es decir, quienes se infectaron antes de julio, cuando comenzó la cuarentena estricta en el AMBA y otras regiones del país.

Sin embargo, “hubo aumento de los casos reales”, indicó, y vaticinó que en los próximos días habrá “entre 100 y 150 muertos por día”, pero que no se llegará a “una situación que se desmadre”.

Argentina está “en una meseta de alrededor de 4000 casos diarios”, dijo Orduna. “En una semana estaremos en 4300 o 4500 casos en todo el país”, sumó.




Comentarios