Solo 1 de cada 10 mujeres argentinas reúne las condiciones necesarias para jubilarse a los 60 años. Según números de la Dirección Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía, "solo el 11,2% de las mujeres en edad jubilatoria -entre 55 y 59 años- cuentan con más de 20 años de aportes".

Son, según el INDEC, 1.095.777 las mujeres de entre 55 y 59 años en el país. De ese total, 122.846 tienen más de 20 años de aportes y podrían alcanzar, en el mediano plazo, los 30 años requeridos.

Mujer carpintera

Otras 147.738 mujeres -en el mismo rango etario- tienen entre 10 y 20 años de aportes, es decir que no podrán jubilarse para cuando cumplan 60. Además, hay 348.954 que tienen menos de 10 de contribuciones, y por último las que carecen totalmente de aportes.

En vista de estos números, publica Clarín, hay más de 950.000 mujeres de entre 55 y 59 años que aunque empiecen a aportar o continúen haciéndolo, no alcanzarán a reunir los 30 años requeridos para jubilarse, salvo que apelen a una moratoria.

"En la actualidad, el 85% de las trabajadoras que se jubilan lo hace a través de una moratoria. De este modo, las moratorias previsionales son la principal vía de acceso de las mujeres a la jubilación", dice el informe oficial.

"Cuando se observa el conjunto de las personas que accede a una jubilación con moratoria, el 87,2% se corresponde con los haberes mínimos y el 67,3% de quienes perciben las jubilaciones mínimas son mujeres. Esto genera una brecha de ingresos jubilatorios entre varones y mujeres que alcanza el 34%", añade.

Sin embargo, la moratoria vigente para las mujeres es limitada, explicó Clarín. Implica una "fecha de corte" para aportes no ingresados antes de diciembre de 2003 y permite acogerse a la moratoria hasta julio de 2022. Así, a medida que transcurre el tiempo, cada año pueden regularizarse por moratoria menos años faltantes, y es necesario contar con más años de aportes realizados a partir de 2004.