Fue el turno de Susana Martinengo y varios exmiembros de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).


El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena continuaba este jueves por la noche con la segunda tanda de declaraciones indagatorias dispuesta en la causa en la que se investiga una supuesta asociación ilícita que se dedicó al espionaje político ilegal desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri.

Cerca de las 22 todavía se aguardaba el comienzo de la declaración indagatoria de la ex coordinadora de Documentación Presidencial Susana Martinengo, señalada como quien recibía en Casa Rosada parte de los informes producidos por los espías agrupados en un grupo de whatsapp denominado “Super Mario Bros”, en referencia al personaje de videojuegos que se desplaza por cañerías.

Una de las ex espías que declaró fue Mercedes Funes Silva, quien confirmó haber visitado la Casa Rosada en una oportunidad, durante 6 minutos, para llevar documentación a la oficina de documentación presidencial para quien ahora reconoce como Martinengo, según informaron a Télam fuentes judiciales.

Su estrategia de defensa y la de otros espías fue la de señalar que recibía órdenes a través del ahora detenido Alan Ruiz, ex jefe de Operaciones Especiales, quien las impartía y repartía entre todos los agentes y que solo él y sus superiores podían saber que la información iba a parar a legajos que, vistos en forma completa, confirmarían el espionaje político ilegal.

Funes Silva, una de las primeras en terminar de comparecer durante varias horas, respondió preguntas del tribunal y pidió que se incorporara a su declaración el texto que presentó ante la Comisión Bicameral de seguimiento de organismos de inteligencia del Congreso donde afirmó que la información que recolectaba el equipo que integraba “subía de manera pormenorizada a (Silvia) Majdalani y (Gustavo) Arribas“.

Susana Martinengo ingresando a declarar. (Clarín)

“La AFI era una sola y su estructura de mando también era única, piramidal y comenzaba en Gustavo Arribas, continuaba en Silvia Majdalani y en lo que respecta a la cadena de mandos mis superiores fueron las personas que ocuparon sucesivamente el cargo de director de Contrainteligencia, de Operaciones y Operaciones Especiales”, sostuvo, Funes Silva cuando se presentó ante el Congreso según informó esta agencia.

La ex espía, que supo alquilar un departamento de su familia a la AFI, contó cómo se dio ese acuerdo comercial y relató pormenores de las maniobras de espionaje sobre la ex presidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Otro de los ex espías que declaró este jueves fue Leandro Araque, uno de los que registró mayor cantidad de ingresos a la Casa Rosada, quien aportó datos sobre tareas de seguimiento al intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, indicaron fuentes judiciales.

Hasta el cierre de esta jornada, uno de los espías seguía sin entregarse ante la justicia y le había vencido el plazo para no ser declarado en rebeldía: se trata de Martín Terra, amigo personal de Arribas y ex marido de la modelo Analía Maiorana, esposa del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, quien figura entre las víctimas del espionaje ilegal.

La jornada arrancó con las declaraciones de los agentes que estaban citados para este jueves, mientras que pasadas las 15 fueron trasladadas al juzgado federal 1 de Lomas de Zamora la exespía Mercedes Funes Silva (que ya obtuvo el beneficio de la detención domiciliaria) y la excoordinadora de Documentación Presidencial de Macri, Susana Martinengo, acusada de recibir los informes de los espías.

Según fuentes judiciales, al igual que ocurrió el miércoles, algunos de los espías accedieron a responder preguntas del juez y de la fiscal Cecilia Incardona y aportar datos sobre los trabajos que se les encargaron.

En ese marco, señalaron que las órdenes venían a través del agente Alan Ruiz, desde la cúpula de la AFI (a cargo de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani) y aportaron nombres de otros agentes que aún no fueron alcanzados por la investigación, según pudo reconstruir Télam.

(Foto: Federico López Claro)

La de Martinengo era la declaración más esperada por los investigadores dado que está sindicada como el supuesto nexo entre los espías y el expresidente. En el expediente hay registros de reuniones de ella con los exagentes en la Casa Rosada y conversaciones en las que promete pasarle informes a Darío Nieto, el secretario privado de Macri.

Fuentes judiciales señalaron que la exfuncionaria se limitaría a negar los hechos que se le endilgan y a desconocer el vínculo con los espías mientras espera que el juez resuelva si le concede la prisión domiciliaria.

El miércoles obtuvo el visto bueno de la fiscalía para obtener la prisión domiciliaria debido a su edad (64 años) y su situación de riesgo frente al coronavirus.

Entre quienes declaran este jueves también están el exjefe de Contrainteligencia de la AFI, Diego Dalmau Pereyra, y los exespías Jorge Horacio “Turco” Sáez, Leandro César Araque, Facundo Melo, Emiliano Matta y Mercedes Funes Silva.

Fuentes judiciales señalaron además que de las 22 órdenes de detención se concretaron 21 y que el único que aún no fue apresado es Martín Terra, un empresario gastronómico que ingresó a la AFI por su amistad con Arribas, según cuentan en ese organismo.

Espionaje ilegal: los detenidos continúan prestando declaración ante el juez Fernando Villena. (Federico López Claro)

La primera tanda de indagatorias, el miércoles, incluyó preguntas sobre maniobras de seguimiento al titular de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, informaron fuentes judiciales con acceso al expediente.

Varios detenidos accedieron a responder preguntas y, según Télam, el temario versó sobre espionaje contra los dirigentes políticos Diego Santilli y Graciela Camaño, pero también sobre trabajos realizados para un programa de televisión y seguimientos al titular del máximo tribunal.

En tanto, para el próximo lunes, también a las 9:30, se dispuso la indagatoria para Alan Ruiz, detenido en la causa por supuesto espionaje ilegal contra el Instituto Patria y la vicepresidenta Cristina Kirchner, que sustancia el juez de Lomas de Zamora Juan Pablo Augé.




Comentarios