La economía estadounidense se contrajo a un ritmo anual del 5% en el primer trimestre de 2020.


Estados Unidos alcanzó el miércoles los 100.047 fallecidos a causa del coronavirus, según el último balance ofrecido por la Universidad Johns Hopkins.

La cifra llegó a casi cuatro meses desde que comenzó el brote y se diagnosticó el primer positivo en Washington, capital del país.

En Nueva York, epicentro de la pandemia en Estados Unidos, muchos comercios cerraron sus puertas (EFE)

Sobre el total de infectados, Estados Unidos está cerca de alcanzar los 1,7 millones de positivos, siendo así el país más afectado por la pandemia.

Aunque algunas áreas metropolitanas de Estados Unidos continúan con tasas de contagio relativamente altas, el presidente Donald Trump ha estado presionando desde un primer momento para que la actividad económica no parase.

El epicentro de la pandemia es el estado de Nueva York, donde se han registrado casi 370.000 casos y más de 29.300 muertes.

Al superar el miércoles por la noche el umbral de 100.000 decesos por la covid-19, EEUU encabeza con distancia la lista, seguido por el Reino Unido (37.460), Italia (33.072), Francia (28.596) y España (27.118).

“Hay días en nuestra historia tan sombríos y tan desgarradores que quedan para siempre grabados en nuestros corazones como un duelo conjunto. Y hoy es uno de esos días”, dijo en Twitter Joe Biden, a punto de convertirse en el candidato demócrata que enfrentará a Trump en las elecciones presidenciales.

Sin embargo, Estados Unidos no es el país más afectado en términos proporcionales ya que registra 303 casos por cada millón de habitantes, mientras que Bélgica, con 808 decesos por millón de habitantes, España (con 580) y el Reino Unido (con 552) son los tres países donde el nuevo coronavirus ha matado más, si se compara con su población.

Duro golpe a la economía

Mientras, y como consecuencia de la pandemia, la economía estadounidense se contrajo a un ritmo anual del 5% en el primer trimestre de 2020, dos décimas peor de lo calculado inicialmente. Fue la primera caída trimestral registrada desde la crisis financiera de 2008.

El Departamento de Comercio publicó el segundo de sus tres reportes sobre la evolución del producto interior bruto (PIB) entre enero y marzo en el país, en el que revisó a la baja el primer cálculo de una tasa anual del -4,8% al -5%.

Aunque el primer trimestre del año ya refleja parte del impacto de la crisis desencadenada por el coronavirus, los economistas apuntan al segundo trimestre como el periodo en el que se verá en toda su magnitud, con una contracción estimada de la economía que podría rondar el 30% anual.

La actividad económica en el país se paralizó durante casi dos meses por las medidas de confinamiento y las restricciones de movilidad para contener la expansión del virus.

La mayoría de los estados de EEUU inició en los últimos días la reapertura gradual de las actividades, pero con cautela ante el temor a posibles rebrotes.

La semana pasada, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, alertó del “riesgo de daño permanente” para la economía de EEUU si se mantienen el confinamiento por la pandemia, al comparecer virtualmente ante el comité bancario del Senado para evaluar las perspectivas económicas y la efectividad del paquete de rescate aprobado en abril por valor de 2,2 billones de dólares, el mayor de la historia del país.




Comentarios