Hasta el momento se registraron 3.148 fallecidos y más de 108.000 casos positivos. Imágenes sensibles.


Perú es el segundo país de América Latina, después de Brasil, más afectado por el coronavirus. En los últimos días alcanzó cifras récord de contagios y el número de muertos sube rápidamente.

Este jueves se registraron 4.749 nuevos casos (el aumento más alto en 24 horas) y la cifra de infectados superó los 108.000. En tanto, el número de víctimas mortales por el COVID-19 llegó a 3.148, según el último balance de las autoridades sanitarias.

La gente muere en sus casas

Los peruanos están muriendo por cientos en sus casas, por lo general en zonas próximas a los mercados de alimentos que se han vuelto los focos de contaminación más peligrosos, según las autoridades. Y la labor de recoger los cuerpos recae en personas como Jhoan Faneite, de 35 años, y Luis Zerpa, de 21, que abandonaron Venezuela hace dos años para huir de la crisis económica que azota ahí.

Faniete y Zerpa trabajan en la funeraria Piedrangel, a la que el gobierno de la ciudad contrató para extraer de las viviendas los cadáveres de personas infectadas con el virus para luego incinerarlos.

Luis Zerpa retira un cuerpo. (AP)

“Todos los días me encomiendo a Dios para no contaminarme”, dijo Faneite, que trabajó como electricista en su natal Venezuela antes de emigrar a Perú, donde hasta el mes pasado había unos 865.000 migrantes venezolanos.

De lunes a domingo, incluso de noche y madrugada, los junta cadáveres conducen coches fúnebres a través de los barrios ricos pegados al Pacífico, pero también se internan entre colinas apretujadas de barriadas donde el virus golpea con fuerza. 

Los junta cadáveres en Perú. (AP)




Comentarios