Lo confirmó Oscar Mendiz, director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Fundación.


A raíz de la crisis económica que se agravó con la pandemia del coronavirus, la Fundación Favaloro informó que en las próximas semanas cerrará dos de sus tres centros ambulatorios: la sede del barrio porteño de Recoleta y la de Pilar.

Oscar Mendiz, director del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de la Fundación Favaloro lo confirmó en diálogo con La Nación. A su vez, avisó que los trabajadores continuarán con sus puestos de trabajo.

“La situación venía muy complica por la devaluación y la inflación de los últimos dos años. En los centros de alta complejidad, como somos nosotros, tenemos costos fijos que están muy dolarizados. Si a eso se le suma la inflación, las paritarias, etcétera”, manifestó Mendiz.

Y agregó: “A esto se suma que las prácticas que se realizan los que vienen de instituciones públicas, con suerte, las cobrás al mes. Entonces, ya perdiste ante la inflación y te vas desfinanciando. Si a esto le sumás que tenés una abrupta caída del volumen de atenciones la situación se torna insostenible”.

“Las prácticas ambulatorias cayeron entre el 50 y 70 por ciento, dependiendo cuál sea el estudio. Las internaciones cayeron entre el 45 y 50 por ciento. En los centros que se están por cerrar la caída es casi del 100 por ciento porque es todo medicina ambulatoria, chequeos que es entendible que se suspendan”, explicó Mendiz, quien añadió: “Se vence el contrato de alquiler y la balanza no da. Es una medida antipática, pero que se tiene que tomar para tratar de financiar un déficit que es muy grande”.

Uno de los centros de la Fundación Favaloro, ubicado en Recoleta.

Además, desde Favaloro explicaron que el “Centro de Prevención y Atención Ambulatoria Arenales”, que se encuentra en la calle Arenales 1658, cerrará sus puertas a fin de mes.

Mientras que en el caso del “Centro de Prevención y Atención Ambulatoria Zona Norte”, ubicado en Pilar, el cierre será a fines de junio, cuando termine el contrato del edificio.




Comentarios