"Los empleados públicos no tendrán aumento de salario ni paritarias por un año y medio", aseguró el funcionario brasileño.


El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, salió esta mañana a hacer un gesto de fortaleza, rodeado por varios ministros, entre ellos el titular de Economía, Paulo Guedes, quien aseguró que el país “va a sorprender al mundo con la recuperación económica” tras la pandemia de coronavirus.

“No seremos Argentina ni Venezuela, estamos en otro camino, el camino de la prosperidad, no en el camino de la desesperación”, agregó Guedes, durante la reunión en el gubernamental Palacio de la Alvorada.

La imagen del presidente rodeado de sus ministros es un gesto de fortaleza tras la polémica renuncia del superministro de Justicia y Seguridad, Sérgio Moro, quien el viernes salió del gabinete disparando una fuerte denuncia contra Bolsonaro, a quien acusó de cambiar al jefe de la Policía Federal, organismo dependiente de Justicia, para frenar investigación que involucran a sus hijos.

Una segunda lectura de la foto que armó Bolsonaro esta mañana es la de un fuerte respaldo al ultralibreral Guedes frente a los sectores militares que presionan para que el Estado tenga un rol más protagónico en la economía.

En concreto, el presidente respaldó al ministro frente al plan de obra pública con mayor intervención estatal diseñado por el ala militar, comandada por el general Walter Braga Netto, jefe de gabinete desde febrero. “Guedes es el que decide en la economía”, dijo el presidente.

Fortalecido, Guedes replicó a los militares que buscaban reactivar la obra pública sin su aval. “Más intervención fue corrupción en el pasado”, dijo el titular de Economía desde la Alvorada. “Este plan de obra pública será hecho dentro de los programas nuestros de recuperación fiscal”, agregó.

A diferencia de Francia, en Brasil la población apoyó la reforma previsional. Basado en este respaldo, Guedes afirmó: “Los empleados públicos no tendrán aumento de salario ni paritarias por un año y medio. No pueden tener la heladera llena estando en casas por la pandemia y no querer ayudar al resto de Brasil que está sufriendo con el comercio cerrado”.




Comentarios