Advierten que rechazarán la mercadería que llegue con remarcaciones. La situación puede generar faltantes de algunos productos en las sucursales.


En medio de la pandemia y con las restricciones de la cuarentena obligatoria, los precios de los alimentos y las bebidas siguen aumentando en la Argentina. Y conseguir productos con los valores máximos establecidos por el Gobierno es, a veces, una odisea.

En ese contexto, los supermercados rechazarán las mercaderías a sus proveedores cuando estas lleguen con aumentos que vayan más allá de los precios máximos que fijó el gobierno el 20 de marzo pasado.

Esto lo hicieron saber en la mañana de este jueves la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA) a los proveedores de alimentos y otros productos por medio de una nota.

En ese texto, los supermercadistas les hacen saber a sus proveedores que no aceptarán “aumentos de precios de sus productos, o cambios de las condiciones de venta que les signifiquen mayores costos”.

Comunicado de los supermerc… by Via País on Scribd

A través de la Resolución 100/20 de la secretaría de Comercio, el Gobierno nacional había decidido que hasta el 20 de mayo, los precios de alimentos de la canasta básica, bebidas, artículos de higiene personal y limpieza deben mantener, como máximo, el precio que tenían al 6 de marzo.

El Gobierno da la posibilidad a los consumidores de denunciar cuando ven productos con aumentos de precios. Si alguien compró un producto y se lo cobraron más caro de lo que figura en el listado general, puede completar un formulario publicado en la web de la Secretaría para que se envíen fiscalizadores a los comercios que no cumplan esta medida. Así, los supermercados terminan siendo responsabilizados por el incumplimiento.

Esta disposición aplica a los hipermercados, supermercados minoristas y mayoristas, minimercados, almacenes y autoservicios. Es una medida con vigencia para toda la Argentina. Pero, por lo expresado por los supermercadistas, no todos los proveedores lo están cumpliendo al pie de la letra.

CAS y FASA dijeron en un comunicado que tomar la decisión de no convalidar aumentos “no resulta sencillo” para los retailers nacionales. Si bien no lo aclaran, esto expone a los supermercados a la posibilidad de quedarse sin algunos productos cuando estos registren aumentos de precios.

Los supermercadistas destacaron que la Resolución que lleva la firma de la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, “obliga también a productores, fabricantes y distribuidores a respetar los precios vigentes al 6 de marzo”.

“La responsabilidad de cumplir con lo establecido por las autoridades nacionales debe ser compartida por todos los integrantes de la cadena de abastecimiento, nuestra posición es muy compleja, dado que somos el principal punto de control, tanto por parte de las autoridades, como por parte de nuestros clientes, a pesar de no ser los formadores de los precios”, dijeron directivos de ambas entidades.




Comentarios