Graciela Alfano se muestra muy activa en sus redes sociales durante la cuarentena. Sin embargo, reveló que tuvo un quiebre durante el aislamiento que la llevó a pensar sobre los abusos que vivió en su infancia  y reveló que se sentía "una niña abandonada".

"Mi padre viajaba y mi madre se olvidaba de mí. Había días enteros que yo no comía, que yo me mantenía con una lata de leche condensada", comenzó a relatar en diálogo con "Intrusos" (AméricaTV).

Y relató: "Una noche me quedé afuera cuando tenía cuatro años. Esa noche mi madre no volvió y yo dormí en la casa de una vecina. Y cuando mi madre volvió me castigó, me pegó, porque no había que mostrar lo que pasaba en mi casa".

"Era un tremendo abandono el que yo sufría día a día. Me acuerdo que a los cinco años desarrollé una técnica de agarrar los huevos crudos y de hacerle un agujerito para chuparlos por ahí. Crecí esos años a base de leche condensada y huevos crudos", expresó.

Luego, contó que su madre la sometió a varias cirugías para llamar la atención de su pareja. "A los cuatro años me operaron de apendicitis y sacaron un apéndice sano. A los seis me sacaron las amígdalas en una operacion con anestesia local, yo estaba despierta y sentada viendo como me sacaban las amígdalas", relató.

"A los siete años mi mamá se me hinchó la rodilla y mi mamá quería cortarme la pierna izquierda. Me salvó una tía, sino yo hoy estaría sin una pierna", relató al borde de las lágrimas.