Enamoró al país y aprovechó su fama para salir en tele y teatro. Luego se alejó de los flashes. Mirá cómo está hoy.


Era 2001. El país atravesaba una crisis económica, cuyo desenlace fueron las trágicas jornadas del 19 y 20 de diciembre. Fue entonces cuando Telefe quiso apostar a algo novedoso. Adoptando el formato creado en los Países Bajos (y replicado en más de 70 países), lanzó la primera edición de Gran Hermano en Argentina.

12 personas fueron encerradas en la casa y observadas en todo momento, por las cámaras y millones de televidentes. En seguida, el ciclo fue un éxito. Una de las figuras más memorables fue, sin duda, Tamara Paganini.

Con 27 años, la rubia cautivó al público por su carácter indomable, su lengua imparable y su hermosura. Luego de más de cien días dentro del hogar, llegó a la última votación contra Marcelo Corazza, quien se consagró ganador del juego.

Muchos protestaron. De todas formas, Tamara se llevó $39.406 en su carácter de finalista​; y Gastón Trezeguet (otro favorito) se embolsó $23.642, por haber obtenido el tercer lugar.

Tamara Paganini y Gastón Trezeguet, en 2001. (Web)

Después de su salida, Tamara participó de numerosas entrevistas televisivas, salió en tapas de revistas, modeló y hasta pasó por el teatro. En distintas oportunidades, sin embargo, advirtió que Gran Hermano fue tanto un disparador como un “estigma” para su carrera.

Tamara, posando sensualmente. (Web)

En 2004, le confesó a Soledad Silveyra (conductora del programa): “Si yo hubiera sabido todo lo que se me vino después encima, no entraba. Pero lo que viví adentro de la casa, no lo cambio por nada, fue una experiencia única”.

En 2017, la mediática atravesó el peor momento personal de su vida: perdió un embarazo muy avanzado de mellizos, que había anunciado previamente, con mucha felicidad. En 2018, se la vio discutiendo en la vía pública con un fotógrafo, que buscaba retratar su nuevo look. Con el ímpetu de siempre, llamó a la policía.

Cinthia Fernández, panelista de Involucrados, contó: “Su último trabajo fue en ‘El champagne las pone mimosas’. Ella ya lo hacía como renegada, para subsistir. Pero siempre fue así: tiene ese carácter, no es mala”.

Ahora, las redes de Tamara (de 46 años) son privadas. Sin embargo, trascendieron algunas imágenes que muestran su nueva vida: lejos de las cámaras y feliz junto a su pareja Sebastián Cavalieri (el hijo del sindicalista de Comercio, Armando Cavalieri). La pareja convive hace ocho años.

Tamara y Sebastián Cavalieri, ocho años a puro amor. (Web)

Tamara y su gatito. (Web)

Puchero. (Web)

Con anteojos. (Web)




Comentarios