Uno de los abogados de la familia de Fernando Báez Sosa aseguró que pedirán una ampliación de los agravantes si se confirma que alguno de los detenidos grabó un video del ataque.


Uno de los abogados de la familia de Fernando Báez Sosa aseguró este martes que pedirán que se sume el agravante de “homicidio por placer” a la acusación que pesa contra los diez rugbiers detenidos por el crimen del joven de 19 años si se confirma en la causa que alguno de ellos grabó un video del ataque.

Fabián Amendola, que encabeza junto a Fernando Burlando la representación de los padres de Báez Sosa, asesinado el 18 de enero último frente al boliche “Le Brique” en Villa Gesell, dijo que de existir ese tipo de imágenes, junto a “mensajes” y “algunas expresiones hacia la víctima” ya a referidas por los testigos, es “muy probable que configure este agravante”.

​”Estamos evaluando si estos nuevos elementos alcanzan para imputar, además de lo que nosotros consideramos que debe ser imputado, que es la alevosía, una cuestión de placer. Porque el hecho del filmar el momento del homicidio y regodearse de esta situación y pasarlo a otras personas vinculadas a través de sus grupos de WhatsApp es muy probable que configure este agravante de homicidio por placer”, explicó Amendola ante la prensa.

Los diez rugbiers fueron imputados por la fiscalía por el delito de “homicidio premeditatado por el concurso de dos o más personas”.

Máximo Thomsen y Ciro Pertossi fueron acusados como coautores por la fiscal Verónica Zamboni, mientras que Lucas y Luciano Pertossi, Matías Benicelli, Alejo Milanesi, Juan Pedro Guarino, Enzo Comelli, Blas Cinalli y Ayrton Viollaz son considerados “partícipes necesarios”.

De todos modos, con la actual calificación podrían recibir una pena de prisión perpetua, más allá de su grado de participación.




Comentarios