Más de diez días después de la fatídica madrugada en la que un grupo de rugbiers de Zárate mataran a golpes a Fernando Báez Sosa en la puerta de un boliche en Villa Gesell, el personal de seguridad del lugar habló públicamente sobre cómo fueron los momentos previos a la golpiza.

Cristian, uno de los patovicas de "Le Brique", incluso rompió en llanto al aire cuando escuchó el relato de cómo golpearon a Fernando hasta la muerte.

"Me da mucha bronca, porque son unos cagones que no tienen dignidad. No sé dónde estuvieron los padres de esos hijos. Me pone mal de verdad, porque hoy una mamá tiene que enterrar a su hijo", dijo el hombre, conmovido.

Cristian también dijo que siente culpa por haber sacado del boliche a los rugbiers. "Siento impotencia. Yo tenía que haberme quedado afuera. Y en los medios dicen que la seguridad era cómplice, y no es así", dijo el joven, que adelantó que no cree poder volver a trabajar de seguridad.

"En los medios no se habló bien de la seguridad, pero nosotros intentamos dialogar con los jóvenes y calmarlos desde el primer momento", manifestó también Cristian en eltrece.

Sobre la noche del ataque, recordó. "Decidimos sacar a una persona cuando se vuelve peligrosa para el entorno. En este caso, observamos un conflicto entre dos grupos en el medio de un pogo", dijo, y contó que primero los advirtieron con un puntero láser.

"Entonces, un compañero se acercó para separarlos, y al verlo fui también como apoyo. Al llegar, vi cómo al primero que sacaban era a Fernando, que se retiró sin causar problemas por la puerta de seguridad", recordó.

Pero Cristian se ocupó del grupo de rugbiers. "Agarré a uno de ellos, que se llama Matías Benicelli, y traté de calmarlo. Pero, al soltarlo, enseguida salió a pegarle a otros dos pibes".

Al intentar sacar a Benicelli del boliche, recordó que "ahí apareció Máximo Thomsen, me puso una mano encima y me dijo 'a él no lo sacás'. Se notaba que estaba preparadísimo para ir al choque", manifestó.

"Fue entonces cuando miré a mi jefe y a otro de mis compañeros y les pedí que lo expulsaran. Para hacerlo, tuvieron que aplicarle una llave 'mata león', porque se resistía. Eso es lo que se ve en el video que se difundió en los medios. Yo salgo primero y ellos después", aclaró.