Fue luego de que más de una docena de misiles impactaron en las instalaciones estadounidenses ubicadas en Irak.


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió a las potencias mundiales, como el Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia, que rompan con el acuerdo nuclear de 2015 con Irán para renegociar un nuevo pacto, un día después del ataque iraní contra dos bases iraquíes donde había tropas estadounidenses.

“Debemos trabajar todos juntos hacia un acuerdo con Irán que haga el mundo un lugar más seguro y pacífico”, dijo Trump en un discurso dirigido a la nación.

Además, el mandatario estadounidense confirmó que ningún estadounidense fue herido durante los ataques y anunció nuevas sanciones económicas como represalia. “En respuesta a la agresión iraní, Estados Unidos impondrá de inmediato sanciones económicas punitivas adicionales contra el régimen iraní”, dijo desde la Casa Blanca.

Trump, ya se había referido al ataque que realizó el martes Irán a bases aéreas que albergan soldados norteamericanos en Irak: “Todo está bien”, dijo el mandatario a través de las redes sociales. El gobernante ratificó en su mensaje que los misiles fueron lanzados “desde Irán hacia dos bases militares situadas en Irak”.

“Tenemos el ejército más poderoso y bien equipado en cualquier parte del mundo, con diferencia”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Donald Trump tras el ataque de Irán a bases militares estadounidenses: “¡Todo está bien!”

Trump se pronunció horas después de que el Pentágono confirmara que más de una decena de misiles balísticos impactaron dos bases aéreas en Irak, entre ellas una que él visitó en diciembre de 2018 junto a su esposa Melania.

Corresponsales de distintos medios estadounidenses en la Casa Blanca indicaron a través de Twitter que el mandatario se reunió luego de los ataques con los secretarios de Estado, Mike Pompeo, y de Defensa, Mark Esper, así como con el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto.

Donald y Melania Trump en la base Al Asad, en diciembre de 2018. (Foto: Saúl Loeb/AFP)

Jonathan Hoffman, portavoz del Pentágono, precisó que la primera represalia de Irán por el asesinato del general Qasem Soleimani, se produjo contra las bases de Al Asad y Erbil. En esas bases permanecen tropas estadounidenses y de la coalición.

Por su parte, los Guardianes de la Revolución iraní señalaron que el ataque contra la base militar Ain al Asad, situada en Irak, es un primer paso de su “dura venganza” por el asesinato de Soleimaní. “Al Gran Satán, el régimen cruel y arrogante de Estados Unidos advertimos que cualquier otra maldad, violación u otras medidas se enfrentará a una respuesta más dolorosa y aplastante“, aseguraron en un comunicado.




Comentarios