Bolivia continúa sumida en una ola de protestas tras las elecciones presidenciales. El opositor Carlos Mesa desconoció este sábado el recuento oficial de votos que da por ganador en primera vuelta a Evo Morales, al considerarlo "resultado de fraude".

Mesa leyó un documento ante periodistas para "rechazar y desconocer el cierre del cómputo nacional de las elecciones generales y las consecuencias políticas y jurídicas del mismo por ser éste el resultado del fraude y el incumplimiento".

Además, instó a secundar los "paros, marchas, cabildos, concentraciones, cacerolazos y toda otra forma de protesta pacífica y democrática" en rechazo al resultado y dijo que se intensificarán las manifestaciones a partir del lunes.

Moral,es que cumplió 60 años este 16 de octubre, habló sobre las elecciones (Foto: REUTERS/Manuel Claure)

Por su parte, Morales llamó a que demuestren el presunto fraude. "No ocultamos, no mentimos. Menos pensar en fraude, y tampoco presentan pruebas. Todo es mentira y mentira", dijo, cuestionando a sus oponentes y a la comunidad internacional.

"Hemos escuchado las posiciones de las cancillerías de Colombia, Argentina, Brasil y Estados Unidos. Invito a esos y otros países a participar de la auditoría que hemos propuesto. Que se revisen todas las actas. Si a la conclusión del proceso se prueba el fraude, vamos a la segunda vuelta", escribió en su cuenta de Twitter Morales.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) proclamó el viernes ganador a Morales con 47,08% sobre 36,51% de Mesa, suficiente para su triunfo en primera vuelta.

Manifestaciones en las principales ciudades de Bolivia. (Foto: JORGE BERNAL / AFP)

Primero, el TSE había anticipado un balotaje el pasado domingo por la noche. Unas 20 horas después, anunció la victoria del actual presidente, que ya era blanco de cuestionamientos por desconocer el resultado de un referendo en 2017 que le negó la reelección.