Las autoridades de Japón activaron una inusual alerta máxima por lluvias ante la llegada del potente tifón Hagibis, que antes de tocar tierra ya había dejado un muerto, varios heridos y graves daños materiales por vientos huracanados.

El fenómeno llegó a las costas este sábado por la mañana y causó estragos en la vecina prefectura de Chiba, al este de la capital japonesa.

El fenómeno llegó a las costas este sábado por la mañana.

Hagibis, el decimonoveno tifón de la temporada en el Pacífico, está catalogado como "muy fuerte", la segunda mayor categoría de intensidad de la agencia meteorológica nacional (JMA), que aseguró que las lluvias podrían alcanzar a las del tifón Ida, producido en 1958, que dejó más de 12.000 muertos y desaparecidos.

Así, JMA activó el nivel de alerta máximo 5 por lluvias "con una intensidad observada una vez cada varias décadas" en ciudades de siete prefecturas del centro y del este del país: Shizuoka, Kanagawa, Tokio, Saitama, Gunma, Yamanashi y Nagano.

Se activó el nivel de alerta máximo 5 por lluvias “con una intensidad observada una vez cada varias décadas”.

Este nivel de alerta se activa en raras ocasiones y con él insta a los residentes de zonas cercanas a las orillas de ríos o del mar a que se refugien en lugares seguros o en los pisos más altos de los edificios ante el elevado riesgo de inundaciones.

Las intensas lluvias que se registran desde la primera hora del día por la gran extensión del tifón (su diámetro es casi la mitad de la longitud del archipiélago) hicieron que el caudal de ríos supere los niveles de riesgo en varias ciudades y áreas residenciales, que se han visto afectadas.

Las intensas lluvias hicieron que el caudal de ríos supere los niveles de riesgo en varias ciudades y áreas residenciales, que se han visto afectadas.

Las autoridades emitieron órdenes de evacuación para unas 262.000 personas y recomendaron la evacuación de más de cinco millones en 13 de sus 47 prefecturas, según las últimas cifras recogidas por la cadena pública NHK.

El tifón se desplaza a 30 kilómetros por hora hacia la península de Izu, al sudoeste de Tokio, donde se espera que toque tierra o al menos que pase cerca en las próximas horas.

En la ciudad de Ichihara, la tormenta provocó la formación de un tornado que arrancó parte de los tejados de al menos nueve viviendas y desplomó otra. Cinco personas resultaron heridas leves, entre ellas tres menores.

En la ciudad de Ichihara, la tormenta provocó la formación de un tornado que arrancó parte de los tejados de al menos nueve viviendas y desplomó otra.

Las autoridades están tratando de determinar si este fenómeno fue también el responsable de que volcara el auto de un hombre de unos 50 años que fue trasladado a un hospital y posteriormente falleció, lo que supondría la primera víctima mortal conocida del temporal.

El tifón provocó la suspensión de casi todos los vuelos con salida o destino en Tokio, Nagoya y Osaka. El transporte ferroviario en el área capitalina también fue totalmente suspendido de forma progresiva hasta el mediodía del domingo.