El entonces presidente del 'Rojo' fue intimidado el 3 de mayo de 2012. Ahora se conocieron las imágenes de las cámaras de seguridad.


El jueves 3 de mayo de 2012, el entonces presidente del Club Atlético Independiente, Javier Cantero, estaba en su despacho de la sede de Avellaneda. Había asumido seis meses atrás y se enfrentaba a serios problemas tanto económicos como deportivos. Pero esa tarde, se le sumó uno más: barrabravas del club se presentaron de manera sorpresiva para presionarlo.

Cuando la secretaria le avisó a Cantero que Pablo ‘Bebote’ Álvarez estaba en la sede junto a 20 personas más, los barras ya estaban ingresando en su despacho. Cada movimiento fue captado por las cámaras de seguridad de la sede de calle Mitre, y TyC Sports las dio a conocer este martes.

“Se movieron así para demostrarle a la policía o a la Justicia que fue algo familiar y que no iban a amedrentar al presidente”, aseguró el expresidente. Cantero contó que ‘Bebote’ tenía una lista de pedidos: “Quería guardar las banderas en otro predio porque yo no las quería dentro del club”, recordó, y reveló que además “pedía entradas y plata para los viajes”.

Sobre el momento en que ingresaron, Cantero recordó que no la pasó para nada bien: “Yo estaba muy nervioso, no podía digitar el celular. Le mandé un mensaje al titular de Coprosede, Rubén Pérez, en forma de telegrama: ‘Estoy solo, necesito policía’. Cuando ingresó el abogado, me sentí un poco protegido porque por lo menos había un testigo”.

Y agregó: “Si hago un resumen, Bebote me decía que el club era de ellos y que yo iba en contra del sistema. Me dijeron que me iba a ir mal y que mi presencia no perduraría en el tiempo, pero que la de ellos sí. No temí por mi vida, pero se me hizo muy largo. No sabía qué era lo que me iban a hacer”.

Después de la reunión obligada, que duró unos 18 minutos, ‘Bebote’ y el resto de los barras se fueron sin inconvenientes “Nadie los detuvo, aunque todos fueron identificados y les coloqué el derecho de admisión. Pero se los levantaron cuando mi mandato llegó a su fin“, afirmó Cantero.

“De ahí en adelante no tuve miedo porque todo había salido en los medios, era ridículo que me hicieran algo”, cerró.




Comentarios