Su hija está en La Habana desde marzo de este año. Además del estricto código de confidencialidad de la clínica, el país no tiene tratado de extradición con Argentina.


El último viaje de Cristina Kirchner a Cuba fue para visitar a su hija Florencia, quien sigue bajo tratamiento médico en La Habana. El 11 de septiembre pasado, la expresidenta avisó a la Justicia que volvería el domingo 15, aunque finalmente regresó el jueves 19 tras una nueva autorización judicial.

En una de las presentaciones de su libro “Sinceramente” indicó que “lo de Florencia fue una cosa muy dura. Es una cosa muy dura todavía para mí. Porque además no esta él, que era su padre, y yo me siento responsable”. Florencia está en Cuba desde marzo, a donde había ido para realizar un curso de cine, pero terminó en una clínica tras una descompensación general y no tiene fecha de regreso.

Durante la presentación de su libro se expresó respecto de la situación actual de Florencia.

La situación judicial en la que se encuentra la habría afectado de sobremanera. Está procesada por los casos Los Sauces y Hotesur, que todavía esperan fecha para arrancar el juicio oral. Además, es la única que no tiene fueros y en caso de ser encontrada culpable podría terminar en prisión. Desde el kirchnerismo afirman que todo esto terminó colapsarla.

Encima del linfedema, que le genera una hinchazón en las piernas, sufre un cuadro depresivo. Durante los primeros meses en Cuba sufrió ataques de angustia y debió ser tratada por desórdenes alimenticios. Los médicos cubanos que tuvieron que informar a la Justicia argentina diagnosticaron que la hija de la candidata a vicepresidente padece de un cuadro de estrés postraumático, este sería, el principal obstáculo para viajar en avión y poder regresar al país.

Florencia es atendida en el Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas (Cimeq) de La Habana. Reservado para los altos mandos del Gobierno de ese país, sus familias e integrantes de las fuerzas armadas. En el Cimeq estuvieron Fidel y Raúl Castro, Hugo Chávez y Evo Morales. El centro médico también se rige por un estricto código confidencial sobre la situación de sus pacientes, sumado a que Cuba no tiene tratado de extradición con Argentina, el blindaje judicial es útil para la hija de Cristina.

Cristina Kirchner visitó a Raúl Castro durante uno de sus viajes a La Havana.

Si bien ya no se encuentra internada en el Cimeq tras los tratamientos a principios de marzo pasado, mantiene un tratamiento ambulatorio. Todos los días va al hospital donde recibe atención médica, física y psicológica. La madre la visitó cinco veces, asimismo, también viajó su expareja, Camilo Vaca Narvaja, con la hija de ambos. En el kirchnerismo aseguran que el último viaje de la expresidenta estaba planeado y que lo realizó en ese momento porque con el ritmo de la campaña más adelante se le complicaría volar a La Habana. Según publicó Clarín.




Comentarios