Desde hace casi cinco años, Martina "Tupi" Saravia, hija de Facundo Saravia y nieta de Juan Carlos Saravia (los músicos de Los Chalchaleros), empezó a cosechar fanáticos en las redes sociales, cuando empezó a recorrer el mundo y a mostrarle sus viajes a sus seguidores.

Hoy, a los 25 años, tiene casi 300.000 followers en Instagram y ya conoció más de 30 países.

En el plano digital, su vida parece ideal: en sus posteos, el sol brilla siempre, la estética de los platos de comida que saborea, (típicos de cada destino) está perfectamente cuidada y no hay una sola vez en la que se muestre de manera espontánea o natural. Es que ella misma se encarga de aclarar a menudo que sus publicaciones contienen mucha edición.

Por esto mismo, en las últimas horas se convirtió en tendencia en las redes por un detalle que se repite en muchas de sus imágenes: las nubes que decoran el cielo se repiten en serie, en distintas fotos de lugares paradisíacos que muestra.

Esta circunstancia llamó la atención que llegó a Europa. El periodista británico Mat Navarra delató a la argentina: "Esta influencer viajera tiene las mismas nubes en todas sus fotos", señaló en un tuit que generó un sinfín de comentarios.

No importa que la foto haya sido tomado en Italia, Indonesia o Tailandia. El mismo patrón aparece en el cielo de las fotos de la instagrammer. ¿Hay una explicación? Por supuesto, y la compartió ella misma en varias de sus publicaciones.

"Después de la tremenda repercusión que tuvieron mis hermosas nubes, me gustaría aclarar un par de cosas. Hace un año, descubrí una aplicación llamada Quickshot, que ofrece diferentes cielos. Agregar las nubes para mejorar la composición no cambia la esencia de las fotos", describió cuando la polémica sobre el mundo irreal que muestra Instagram ya estaba instalada en el universo 2.0.

"La uso para obtener una mejor composición en mis imágenes cuando la foto real tiene un cielo sobre expuesto", indicó la influencer en los comentarios de varias de sus fotos recientes de Instagram. "No puedo creer lo lejos que llegaron mis nubes. Si necesitan algunas, puedo regalarlas", escribió la joven en su cuenta oficial de Instagram.

Además, la travel blogger compartió en sus historias el nombre de la app con diferentes cielos y explicó que edita las fotos para "jugar con la exposición, el contraste, la claridad y todo lo necesario para ajustar la imagen" con su visión artística, ya que es licenciada en Publicidad.

"No creo haber hecho nada malo. Desde el inicio, fui abierta. Nunca dije que mis fotos eran reales, siempre muestro el antes y el después", aseguró.