La abogada Paola Stekloff contó que uno de los médicos, denunciado por homicidio culposo, es el dueño de una funeraria de la zona.


Primero fue el caso de una mujer a la que le amputaron la pierna equivocada. Poco después, otra mujer murió por una complicación después de que le extirparan la vesícula innecesariamente, ya que había entrado al quirófano por una obstrucción del píloro. Ambos casos ocurrieron en el Nuevo Sanatorio Berazategui, y las denuncias por mala praxis se siguen acumulando.

El Nuevo Sanatorio Berazategui fue allanado dos veces en los últimos días. Fotos Lucia Merle.

La abogada Paola Stekloff confirmó a TN que cuenta con 11 denuncias de mala praxis contra el sanatorio, y que las presentará este martes. Después de que estos casos tomaron notoriedad, varios damnificados más se acercaron a la letrada con sus denuncias.

Para Stekloff, un dato llamativo es que uno de los cirujanos es dueño de una casa funeraria. “Fernando Javier Palladino, médico denunciado por homicidio culposo, es el dueño de la funeraria Casa Central, que está ubicada a una cuadra del Nuevo Sanatorio Berazategui”, detalló.

“Hace cuatro meses, a un hombre que murió en una cirugía -que no fue informada por mala praxis- le sugirieron en la clínica Casa Central. Cuando los parientes se dirigieron allí, encontraron a Palladino -que había realizado la operación- con un delantal negro”, contó.

Stekloff también lleva el caso de Dionisia Caballero (64), que llegó al sanatorio en mayo con una fractura de muñeca y que, tras ser operada, tuvo un paro cardíaco y quedó en estado vegetativo, y murió días después por una infección generalizada.





Comentarios