El conductor, imputado por discriminación y violencia de género, cedió 10 minutos de su programa de radio a una referente en género.


Baby Etchecopar tuvo que comenzar a cumplir este miércoles con la probation a la que accedió tras ser imputado por discriminación y violencia de género. La medida consiste en ceder 10 minutos de aire en su programa radial “El ángel del mediodía” (Radio 10) a colectivos feministas. La primera en tomar la palabra fue Diana Maffia, directora del Observatorio de Género para la Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

La causa al periodista fue iniciada después de que que en su programa, en septiembre de 2018, insultó y agredió a una entrevistada del Movimiento Evita; días después, un grupo de mujeres de esa agrupación acudió a la radio para protestar, y Etchecopar se refirió a ellas como “mugrientas”, “porreras”, “villeras asquerosas”, “atorrantas”, “infradotadas”, entre otros adjetivos.

Antes de dar inicio al primero de los micros, Etchecopar quiso explicarle a sus oyentes en qué consistía la medida. “La gente cree que vienen las feministas. No. Es una grabación que manda el juzgado, de 10 minutos”, comenzó diciendo el periodista y alegó que se le impuso porque “a la justicia le molestó que yo hable de las que vinieron a romper los teatros y la radio. Incluso mandadas por la Municipalidad de Merlo, dicho por ellas”.

En esta línea, el periodista explicó: “Cuando me llamaron del Juzgado les dije que no tenía problemas en hacerme cargo de lo que dije. Lo que dije porque tuve dos años de persecución kirchnerista. Las que vinieron dijeron que las cuidaba Grabois, con el pañuelo verde y banderas rojas. Quisieron entrar a la radio, rompieron todo, donde la justicia nunca actuó, nunca las llamaron a declarar. Yo le decía a una señora que tengo un partido: soy antikirchnerista”.

Luego, puso nuevamente sobre la mesa su mala relación con Cristina Fernández de Kirchner: “No tenía ganas de ir a juicio y seguir tres años con esto. No soy Cristina Kirchner que busca excusas para no ir. Me presenté a derecho cada vez que la justicia me lo pidió. Me hice cargo como hace la gente de bien y no meter coartada, de que está enferma, se va a Cuba (haciendo referencia la exmandataria), me quedé acá laburando y me hice cargo”, afirmó.

“Esa es la condena a la que exponen a un periodista”, alegó sobre esta grabación de 10 minutos que fue planteada por el fiscal Federico Villalba Díaz de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 18 de la Ciudad, quien consideró que era positivo que los oyentes de Baby puedan escuchar otras voces.

“Si yo fuese misógino no lo paso (al micro) y voy a juicio”, consideró el periodista. Y agregó: “Tampoco soy como el fiscal Stornelli dando 27 vueltas para no presentarse ante la justicia. En el momento que la justicia te cita son todos cojudos pero son todos cobardes, meten coartadas o excusas para no ir. Como soy culpable, y sólo se defienden los culpables, voy a dejar a consideración del público y sin opiniones posteriores esta probation”.

Finalmente, volvió a referirse a la expresidenta y reconoció: “Si vuelve Cristina tendremos 200 probation como estas porque no se puede hablar. Porque esto viene de arrastre del gobierno kirchnerista”. Seguido a esto recriminó: “Yo puedo estar equivocado en lo que digo pero los dos años de escraches, humillaciones, golpes, patadas, piedrazos, ruptura de mi auto ¿no valen para la Justicia? O sea, se puede delinquir pero lo que no se puede decir es que están delinquiendo”.

Para terminar, Etchecopar denunció censura. “Esto no es un éxito de las feministas, es una probation de la justicia y una especie de censura de prensa”, sentenció.

Ante esta dura frase, Verónica Guagnino, fiscal de Cámara que diseñó la innovadora probation, señaló a Clarín: “No es censura porque él solicitó acceder al beneficio, negoció las condiciones y prestó su conformidad al formato final de la regla de conducta (la probation). Hacer lo que uno quiere y obtener lo que uno pide, no equivale a una ‘censura de prensa'”. Pero agregó que, en principio, los dichos del conductor radial “no invalidarían la probation”.

El micro de Diana Maffia​

Maffia fue la encargada en inaugurar este segmento y aprovechó para alentar esta medida: “Una de las cosas que se ha logrado a través del derecho es establecer formas de reparación que no sean litigantes, sino más imaginativas, creativas para reparar los derechos, también a partir de la comunicación y los mecanismos simbólicos”.

“Me alegra tener la oportunidad de llegar a un público al cual estos mensajes no le llegan de manera frecuente porque son tiempos para dejar la prepotencia verbal y hacer cambios”, señaló la Doctora en Filosofía.

“Cuando hablamos de violencia pensamos en asesinatos, femicidios y violencia física pero hay muchas otras formas establecidas que son menos visibles, que no tienen testigos externos: psicológica, moral, obstétrica, formas más subliminales que tenemos que aprender a ver y reconocer”, explicó en su mensaje.

En esta línea, añadió: “El Estado debe protegernos, como en los medios de comunicación y la violencia simbólica, que favorece estereotipos, que son ofensivos con algunas identidades de géneros, promoviendo prejuicios, pero que también es un lugar de reparación”.

Al espacio inaugurado por Maffia le seguirán: Flora Acselrad, secretaria Letrada de la Corte Suprema de Justicia de La Nación; Natalia Gherardi, directora Ejecutiva del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA); y Mariana Carabajal, periodista especialista en temáticas de género, Dora Barrancos (investigadora y Premio Konex), entre otras.






Comentarios