El grupo étnico de los sanavirones a quienes se suele considerar como los habitantes por excelencia del bajo río Dulce y las márgenes de la laguna Mar Chiquita son una de las 34 etnias nativas del país que luchan por su reconocimiento. Actualmente en nuestro país quedan pocos descendientes de los primeros pueblos aborígenes y este es el caso de la comuna Sanavirón “Kasik Sacat” (Pueblo de Paz).

Néstor barzola es uno de los nativos de Rosario del Saladillo, descendiente de los Sanavirones, donde explicó en el programa “Ansenuza en Primera Persona” lo necesario que es crear una conciencia ambiental sobre todo en las nuevas generaciones y visibilizar a la comunidad para evitar su extinción. Cree que la creación del Parque Nacional Ansenuza será una gran oportunidad para preservar la cultura Sanavirón.

+video: Ansenuza en Primera persona

“Las áreas protegidas a largo plazo solo son posibles cuando el ser humanos está incluido, cuando los saberes y las comunidades están incluidas, y cuando todos tiramos para el mismo lado sin dejar a nadie afuera y sin tampoco violentar derechos”, dijo el biólogo Facundo Fernández de la Dirección de Parques Nacionales en su visita por la comunidad.

+Video Facebook Pablo Sigismondi: comunidad del pueblo Sanavirón de “Kasik Sacat”

“En este monte tenemos fauna en abundancia todavía: corzuela, puma, pecarí, aguará guazú y la idea es que siga estando porque es su refugio, su último refugio”, remarcó Néstor Barzola.