Se trata de Roberto Muñoz, un defensor de mil batallas que juega en Maracacinho de Cinco Saltos. La polémica decisión del árbitro. 


Una situación verdaderamente insólita y polémica se dio el domingo pasado en el partido entre Fernández Oro y Maracacinho de Cinco Saltos, por la Liga Confluencia de Río Negro, donde un futbolista del elenco visitante fue expulsado tras festejar el gol del triunfo con la bandera de las Islas Malvinas

Todo comenzó a los 34 minutos del segundo tiempo, cuando una falta en el área local le dio la gran chance a la visita de romper el cero en el marcador. Roberto Muñoz, experimentado defensor de Maracacinho, agarró la pelota y se dispuso a ejecutar la pena máxima que le podía dar tres valiosos puntos a su equipo. 

Roberto Muñoz celebra su gol con la bandera de las Islas Malvinas, pero luego se iría expulsado.

Sin titubear, Muñoz escuchó la orden del réferi, ejecutó abajo y bien esquinado y marcó el esperado tanto para Maracacinho, a pesar de que el arquero rival había adivinado su intención.

Pero toda la felicidad por la victoria parcial se desmoronó en cuestión de segundos. Ante la algarabía y los gritos de la visita por el gol agónico, el árbitro del encuentro, Maximiliano Benito, decidió expulsar a Muñoz porque celebró con una bandera de las Islas Malvinas que le había alcanzado uno de sus compañeros. 

La historia detrás de la insignia homenaje a los 649 soldados caídos durante el conflicto con los ingleses tiene dos protagonistas. Nicolás Olave es futbolista de Maracacinho e hijo del excombatiente Pedro Olave, quien les regaló la bandera del festejo como un poderoso amuleto para afrontar el torneo.

“Yo la tenía en el banco y cuando marcaron penal la preparé. Después de que Muñoz convirtió se la pasé a Nico (Olave) y él se la dio”, le dijo a Clarín Rolando Sandoval, DT del club de Cinco Saltos. Y al respecto del confuso episodio, agregó: “Nunca pensamos que el juez iba a considerar que era ofensivo o que estaba fuera de lugar, es totalmente injusto lo que nos hicieron”.

Roberto Muñoz celebra su gol con la bandera de las Islas Malvinas, pero luego se iría expulsado.

Muñoz, incrédulo al ver la tarjeta roja que le mostró el juez de turno, dejó el campo de juego con la bandera envuelta en sus shorts. Y como era de esperarse, la gente en la tribuna explotó de bronca ya que la relación entre el conflicto por las Islas Malvinas y el club es íntima.

“Decimos no entendemos por qué ya que el partido estaba con una connotación de honor a los héroes de Malvinas llevando incluso la camiseta que lleva la figura de las Islas, no entendemos por qué este señor se comportó de esta manera ….¿Será inglés?””, se quejó Rubén Pablos, director provincial de Veteranos de Guerra de Río Negro.

En cuanto a lo estríctamente deportivo, Maracacinho se impuso 1-0 gracias al gol de Muñoz y sumó un importante triunfo por la 3ª fecha del Apertura de la Liga Deportiva Confluencia, que agrupa a unos 20 equipos de esta zona rionegrina.




Comentarios