La ex actriz porno Mia Khalifa, de origen libanés, es una empresaria, comentarista de deportes e influencer, pero sobre todo destaca su trabajo como activista contra la industria del porno.

Cuando Mia tenía 21 años comenzó a actuar en producciones para adultos y a los tres meses en la industria de la pornografía, alcanzó la fama en el rubro, aunque decidió renunciar a ese mundo luego de la violencia, las humillaciones y maltratos que vivió en su trabajo.

Ahora a los 27 años, busca concientizar a la sociedad sobre la violencia que sufren las mujeres en el medio y por reaccionar al consumo del contenido pornográfico en todo el mundo.

La maldición del porno. Khalifa dice que quiso dejar su pasado atrás pero le fue imposible, por más que hace 5 años dejó la industria.

Su fama aumentó tras la publicación de un video de contenido sexual con un hiyab, motivo por el que recibió numerosas amenazas.

Es muy seguida en las redes sociales, y en los últimos días subió un original video con el epígrafe: “Encontrando el balance en la vida”.

En él se ve a la empresaria en una sesión de tratamiento de glúteos, pero la originalidad es que, lejos de relajarse, la joven decidió comer... ¡en la camilla! Así se la puede ver muy entretenida, escuchando y disfrutando de la música, rodeada por bolsas de alimentos.