Cada domingo se vive una emotiva gala en “Bake Off Argentina”, el ciclo que entretiene a los argentinos. Es que, todas las semanas el famoso certamen elimina a uno de sus concursantes para llegar a su objetivo: encontrar al mejor pastelero amateur del país.

//Mirá también: “Bake Off Argentina: el emotivo homenaje de los padres de Agustina Fontenla tras su muerte”

Los concursantes usaron boinas imitando a Gino.

Cuando comenzó el programa todos estaban sorprendidos debido a que cada uno de los participantes llevaban boinas en sus cabezas, como Gino, el joven de 22 años es uno de los más queridos, quisieron utilizar su accesorio más característico.

Después de que Silvina fuera la última eliminada, Chaves anunció el nuevo reto: “Vamos a volver a nuestra infancia. En el desafío inigualable de hoy van a tener que hacer una torta piñata”, por lo que la misma debería tener una masa como mínimo, dos rellenos y al menos tres tipos de sorpresas distintas.

El jurado y la conductora del programa "más dulce" del país.

“Usen su imaginación, usen algo que tengan para darle forma”, expresó Dolli Irigoyen. Pamela Villar intervino y comentó: “Tienen que tener un grosor justo”, y por su parte, Damián Betular agregó que todas las sorpresas dentro de las tortas deberían estar preparadas por ellos mismos.

Dos horas y media era el tiempo que tenían para cumplir con la consigna. Sin embargo, como plus por su desempeño durante la semana, Hernán contaría con 10 minutos extras, mientras que Gisela y Kalia con 5 cada una.

//Mirá también: “Damián Betular y Paula Chaves se dieron un beso que se hizo viral”

Después de la prueba, Facundo, Paula y Gino fueron los de menor desempeño, por lo que tuvieron que pasar al frente.

Finalmente, Paula dio a conocer la decisión del jurado: “Facu y Paula siguen en el programa”, por lo que Gino tuvo que decir “adiós”.

Gino se convirtió en el sexto eliminado.

Aunque, la parte más emotiva fue cuando Minnucci le dedicó unas palabras a Dolli: “Yo iba a lo de mi abuela, prendía un canal, y veía una señora encantadora, que cocinaba unas cosas hermosas. Y tenerla acá enfrente es para mí como tocar el cielo con las manos”, dijo entre lágrimas mientras la abrazaba.