Victoria y David Beckham llevan siendo una de las parejas más icónicas, a nivel nacional e internacional, desde hace más de veinte años. Fue en 1999 cuando ambos decidieron sellar su amor, en una ceremonia donde no faltaron las excentricidades ni las personas más importantes de Gran Bretaña.

Los Beckham

Así, estos años han transcurrido en calma, aunque no han faltado los rumores, sobre posibles rupturas e infidelidades. El mismo año que decidieron casarse ya había nacido su primer hijo, Brooklyn, que se ha convertido en el digno heredero de su padre, aunque con el estilo característico de su madre. Luego, llegó Romeo, en 2002, y, más adelante, Cruz.

La familia Beckham

La última en incorporarse al equipo Beckham fue la pequeña Harper Seven, que nació hace nueve años. Debido al trabajo de David, la familia ha vivido en innumerables países y no todas las experiencias han ido tan bien cómo les hubiera gustado. Así, Victoria no recuerda con "especial cariño" su paso por España, país que tuvo que abandonar después de que varios rumores de infidelidad salieran a la luz.

La familia Beckham

Además, ninguno de los dos se encontraba cómodos al cien por cien, ya que ni siquiera llegaron a aprender el idioma. Por eso, en cuanto tuvieron posibilidad volvieron a su Inglaterra querida. Eso sí, también vivieron una temporada en Los Ángeles, donde parece ser que la familia se sintió muy a gusto. Siempre han priorizado la educación de sus hijos, tanto en la escuela como en casa y piensan que sentar unas bases, unas prioridades, será ideal para su futuro. Pero, sin dudas han crecido y cambiado mucho.

La familia Beckham

Cruz y Harper Seven son los más pequeños del clan Beckham. Por su parte el niño es un gran aficionado a los deportes, como su padre y su hermano Romeo. La última incorporación al clan Beckham fue la pequeña Harper Seven, que nació en julio de 2011. La pequeña se ha convertido en la "debilidad de su padre", quien pasa el mayor tiempo posible junto a ella.