Con alrededor de 5.100 kilómetros cuadrados, el gigante ha sido el bloque de hielo flotante más grande de la Antártida desde que se separó del continente en julio de 2017. Pero el jueves pasado, dejó caer una parte considerable que mide unos 175 kilómetros cuadrados.

Desprendimiento del A68, Antártida.

Según imágenes del satélite Sentinel-1 de la Unión Europea, el iceberg se está moviendo actualmente hacia el norte desde la península antártica. Habiendo entrado en aguas más ásperas y cálidas, ahora está montando corrientes que deberían llevarlo hacia el Atlántico Sur.

El profesor y glaciólogo gales, Adrian Luckman, que ha estado siguiendo el progreso de A-68, dijo a la BBC que la nueva fractura podría marcar el comienzo del fin de este gigante helado.

"Me sorprende continuamente que algo tan delgado y frágil haya durado tanto tiempo en mar abierto", manifestó el investigador de la Universidad de Swansea. "Sospecho que la ruptura final ahora está comenzando, pero los fragmentos posteriores probablemente estarán con nosotros durante años".