En 2009 “Puny”, como todos la conocen, llegó al Club Atlético Tucumán junto a su equipo, para armar  Mamis Celeste, un gran grupo que no solo disfruta del deporte y competir, sino también de crear vínculos y disfrutar lindos momentos fuera de la cancha.

“Lo que más me gusta de este deporte es la vida de club. Los sábados de partidos y compartir con mi equipo. Amamos los Nacionales”, cuenta, María Estela Mellace, orgullosa de su equipo.

La historia de superación de María Estela Mellace.Foto Atlético Tucumán: Alejandra Talavera.

A “Puny” le diagnosticaron cáncer de ovarios, del cual fue operada en marzo y desde allí, comenzó un largo proceso y una dura lucha. En el medio perdió a su hermano, hincha de Atlético también.

Tiempos difíciles para ella que logró salir adelante con la ayuda de sus seres queridos. Principalmente su “primer y único amor”, como le dice ella a su marido, con quien tuvo a Luca de 13 y Octavio de 10.

Después del impacto del diagnóstico, para mi lo más importante fue aceptar la enfermedad para poder enfrentarla. Mi Doctora me dijo: ponete los zapatos que nosotros te mostramos el camino. Y eso hice, solo caminé, siempre adelante. Es mucho más fácil cuando tenés un marido y dos hijos que te sostienen en todo momento. El afecto, el amor de la familia y de los amigos fue fundamental para transitar esta prueba que me puso la vida”, agregó la delantera Decana.

La historia de superación de María Estela Mellace.Foto Atlético Tucumán: Alejandra Talavera.

El sábado anterior, no fue un partido como cualquier otro para “Puny”. Las Mamis Celeste le ganaron en el Complejo José Salmoiraghi a San Martín y marcó el regreso de María Estela a las canchas, en un encuentro oficial, anotando un gol y nada más y nada menos que en un clásico. Completo.

“El primer partido significó  mucho para mí, fue volver a encontrarme con mis  afectos y me llenó  de energía. El gol se lo dediqué a  mi querido hermano fallecido, este año. Era un decano de alma y corazón. Y como les dije el sábado a todas ellas: somos un equipo de raíces fuertes, tronco de hierro y flores hermosas. Somos hermanas de la vida”, relata emocionada Puny porque en el equipo, la capitana, Elida Recalde y Mirta Cata, también fueron diagnosticadas con cáncer y ambas ganaron la batalla.

La historia de superación de María Estela Mellace.Foto Atlético Tucumán: Alejandra Talavera.

Sin dudas, “Puny” es un gran ejemplo de lucha,  superación, resiliencia, constancia y entereza. Amante de la naturaleza y que le apasiona todo lo que hace.

Hoy soy una mujer de 44 años con una  familia bien consolidada, que disfruta del hockey y de la vida de club. También soy una docente de la escuela primaria Guillermo Griet, que disfruta compartir esta hermosa profesión con sus queridas compañeras, que ama la docencia, las matemáticas y a sus blancas palomitas”, finaliza María Estela, con una gran sonrisa, la cual nunca se borró de su rostro, a pesar de todo, y  seguiremos disfrutando.