La Gruta de la Virgen del Valle

Cuenta con más de 400 años de actividad religiosa, especialmente los 8 de diciembre.

La Gruta de la Virgen del Valle.
La Gruta de la Virgen del Valle. Foto: Sol Alvarez Natale

La Gruta de la Virgen del Valle es un espacio de veneración que cuenta con más de 400 años de actividad religiosa. El visitante inicia su recorrido en el Camino del Peregrino que, luego de atravesar las “centurias” (monolitos con imágenes que relatan la historia de la Virgen del Valle), remata en la Gruta en sí, enclavada en una loma a la que se accede por unas empinadas escalinatas, cuyos peldaños algunos fieles, en un acto de encendida fe, ascienden de rodillas. El lugar cuenta con una explanada de 19.500m2 donde se ofician misas y otros eventos de convocatoria multitudinaria. El predio, además, dispone de explanadas menores, servicio de urgencias, sala de conferencias y sacristía. Se accede en vehículos o caminando, y una línea de colectivos mantiene una razonable frecuencia. La Gruta es lugar de paso obligado para los devotos que convoca, por miles, la capital catamarqueña; un espacio lleno de devoción e historia.

Fieles subiendo las escalinatas hacia la Gruta.
Fieles subiendo las escalinatas hacia la Gruta. Foto: Sol Alvarez Natale
Fieles desde la mañana temprano, haciendo el Camino del Peregrino.
Fieles desde la mañana temprano, haciendo el Camino del Peregrino. Foto: Sol Alvarez Natale
Iniciaba la afluencia de Peregrinos en el Camino.
Iniciaba la afluencia de Peregrinos en el Camino. Foto: Sol Alvarez Natale