El Seleccionado Argentino de Rugby Femenino está realizando la primera concentración del año en Tucumán, pensando en varios compromisos, que incluye el repechaje para los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

Los entrenamientos son llevados a cabo en el Centro de Alto Rendimiento Dr. Carlos Pellegrini. El Head Coach Tomás Bongiorno, citó a 16 jugadoras, entre ellas cinco tucumanas y dos riojanas que se desempeñan en la provincia.

Emilia Ortega, quién pertenece a Alberdi Rugby Club, habló con Vía Tucumán y se mostró feliz por el llamado que esperó siempre.

“Estoy muy contenta y emocionada. Estar entre las 16 jugadoras convocadas para mi fue una noticia hermosa y siento mucho orgullo porque trabajé duro todo este tiempo de pandemia, como todas las chicas y teníamos mucha ansiedad de volver a vernos”, manifestó.

“Mily”, como todos la llaman, se desempeña como Hooker o Pilar y su anhelo es demostrar todo en la cancha.

“Tengo muchas ganas de aportar de mi parte y dejar todo por esta camiseta, trato de demostrarlo en cada entrenamiento con las chicas, siempre que sea algo que sume al equipo y ayude. Soy muy agradecida de estar con todas acá, siempre las miré y a varias admiro, estar hoy en día es un sueño cumplido por el cual tengo muchas más ganas de seguir trabajando”, dijo.

Desde los nueve años que Mily práctica rugby y se siente plena y cómoda desde ese día que comenzó. Hoy con 26 años tiene la firme convicción que hizo una buena elección al elegir este deporte que la hace feliz y la llena de buenas sensaciones con cada paso que da.

“El rugby en mi vida significa mucho, pero lo que más me marcó este deporte, que no pude lograr con otro, fue aplicar en mi vida personal lo aprendido. Caerme y levantarme y seguir para adelante siempre a pesar de todo. Tucumán tiene un buen rugby, el mejor del país. Eso lo demostramos en el Seven de la República donde las mayores, en el 2019, tuvimos el placer de ser bicampeonas y donde las juveniles por primera vez también se consagraron Campeonas Nacionales. Eso habla mucho del rugby tucumano y del futuro que tiene”, afirmó.

Además de la ovalada, Emilia dedica parte de su tiempo a otras actividades. Por ejemplo el mountain bike, correr y hacer caminatas. Pero lo que sobresale, es la cocina. Mily está estudiando la carrera de Chef y Pastelera Profesional, otra de sus pasiones.

En Juan Bautista Alberdi, lugar donde nació y vive con su familia, la jugadora tiene su emprendimiento de cocina. Su día a día con el rugby o lo que ella haga, siempre tendrá el acompañamiento de sus afectos más cercanos.

“Me siento muy feliz porque es fundamental el apoyo familiar, de amigos y del club, en estos momentos. La verdad me siento muy acompañada y siempre fue así. Mi sueño es seguir viviendo estas experiencias con el equipo, aprender muchísimo para algún día poder incorporarlo a mi club. Además también me gustaría poder ayudar a niños en situación de calle, rescatarlos a través del deporte, brindarles un lugar donde puedan entrenar, alimentarse, dormir seguros y sobre todo que disfruten de lo que hacen”, finalizó con su gran anhelo.