Calidad y accesibilidad de los servicios gerontológicos

Es desde salud y través del Hospital Nicolás Avellaneda, el cual cuenta con modernas instalaciones para el cuidado de personas mayores de 60 años.

Profesionales del consultorio gerontológico del Hospital Avellaneda
Profesionales del consultorio gerontológico del Hospital Avellaneda Foto: Comunicación Tucumán

Un destacado consultorio de gerontología, destinado al cuidado de la salud, la psicología y la integración social y económica de personas mayores de 60 años, tiene sede en el Hospital Nicolás Avellaneda, el cual funciona desde 2015.

La doctora Ana Sofía Amín explica al respecto: “Recibimos pacientes generalmente mayores de 70 años, aunque puede haber incluso personas más jóvenes, desde 65, que ya tengan alguna enfermedad de base, como las más frecuentes que son diabetes o hipertensión, o que tengan alguna enfermedad cognitiva o alguna demencia diagnosticada”

Este es un consultorio modelo, que sigue los lineamientos de la gestión del Ministerio de Salud Pública a cargo del doctor Luis Medina Ruiz, y cuyo objetivo es garantizar la calidad y accesibilidad a los servicios de salud gerontológicos.

“Nosotros lo que hacemos es una valoración completa de los adultos mayores y vemos las enfermedades que traen o que pueden padecer, también vemos cómo está la parte afectiva, cómo están cognitivamente y para nosotros es muy importante también el soporte social y económico de esas personas” amplió la Dra. Amín

Con consultas de alrededor de 45 minutos de duración, se busca un ámbito de confianza con el paciente. En todos los casos, en un momento de la consulta, el profesional a cargo pide que el eventual acompañante se retire, para poder consolidar un espacio de contención donde el adulto mayor pueda expresarse sin condicionamientos.

En esta ocasión, la profesional aprovechó para recomendar los cuidados básicos a tener en consideración con los adultos mayores respecto a las elevadas temperaturas propias de esta época del año: “Como familiares o como sus vínculos más cercanos, todo el tiempo tenemos que ofrecerles líquidos y mantenerlos en lugares ventilados y refrigerados, porque en general los adultos mayores no sienten sed, entonces ellos solos no van a ir a la heladera a buscar algo fresco para beber”.

Y recalcó que “Lo ideal sería que tomen ocho vasos de agua por día. Cada vez que nosotros vayamos a buscar algo para ingerir, ofrecerles a ellos también para que se mantengan hidratados. Debemos tratar de que no salgan caminando, mejor si no lo hacen solos, y en el momento de que salgan proveerles gorra y protector solar”.

En el Hospital Avellaneda destaca la escuela para pacientes, de acceso libre para toda la comunidad. Funciona todos los martes después de la clase de gimnasia, la cual se dicta a las 8 AM. Es de destacar que el área trabaja, además de enfermedades, sobre situaciones propias de la gerontología. Todos los martes a partir de las 9:30, en el SUM del Hospital Avellaneda, ubicado en Catamarca al 2.000, se imparten clases destinadas a los pacientes y sus cuidadores. El tema a tratar la semana próxima será Salud Bucal, para, de esta manera, dar herramientas necesarias a parientes y cuidadores en la atención diaria de los adultos mayores, como así disipar dudas y consultas.