Las pruebas fueron pensadas principalmente para aquellos trabajadores que por ser considerados esenciales nunca pudieron hacer cuarentena en sus casas.


El Ministerio de Salud Pública de la provincia realizará testeos rápidos para analizar el comportamiento del virus a nivel local y documentar, para determinadas poblaciones de personas, la circulación del Covid-19.

“El testeo rápido mide la presencia de anticuerpos, es decir, el antecedente de que hubo personas enfermas, a diferencia del estudio de laboratorio que estamos haciendo desde el principio que es el de la búsqueda del virus. Cuando uno busca el virus y lo encuentra, quiere decir que esa persona está cursando la enfermedad, con posibilidad de contagiar. En cambio, cuando uno busca el anticuerpo no siempre está en período de contagio. El test rápido dice que una persona pudo estar enferma”, explicó el secretario ejecutivo médico del Siprosa, Luis Medina Ruíz.

La prueba rápida mide dos tipos de anticuerpos: la Inmunoglobulina M, que aparece precozmente al quinto día del contagio; y la Inmunoglobulina G, que aparece 15 días después, permanece tardíamente y queda durante mucho tiempo, aclara el médico. “Con este virus aún no lo sabemos, pero si la Inmunoglobulina M queda durante años, es probable que de una inmunidad definitiva, como sucede en otras enfermedades”, sostuvo.

Tras la flexibilización de las medidas de aislamiento “es necesario hacer pruebas en determinadas comunidades como trabajadores de salud, choferes de transporte público, periodistas, personal policial y todos aquellos trabajadores que están en la calle expuestos y nunca se quedaron en su casa”. De acuerdo a los resultados de esas primeras pruebas, se analizará extender los testeos rápidos al resto de la comunidad.




Comentarios