A través de una nueva resolución, buscan que el horario de cierre de supermercados y minoristas se prorrogue a las 21 horas.


Este martes, el subsecretario de Seguridad José Ardiles, recibió a representantes de los ministerios del Interior, Gobierno y Justicia, municipalidad, autoridades del ente controlador del rubro comercial, Instituto Provincial de Lucha contra el Alcoholismo (Ipla) y fuerza policial.

En ese sentido, desde el Comité Operativo de Emergencia (COE), buscan acordar una nueva resolución que indique el horario de cierre de los negocios habilitados para atender al público, del rubro comestible, y a partir de los resultados que se arriben, tendrán la tarea de controlar que esas medidas se cumplan.

“La reunión se realizó para tratar el cierre de los comercios en este contexto de cuarentena. Queremos definir a través del COE, más que nada algo que no estaba concretado a través de los DNU del gobierno y provincia, que es el cierre de los comercios, especialmente los de barrio y los del microcentro minoristas”, remarcó Ardiles.

Si bien, a través de una ordenanza de la municipalidad el cierre de los supermercados es a las seis de la tarde, Ardiles remarcó: “Ahora lo que vamos a tratar es que el resto de los negocios minoristas cierren a las 21 y el delivery sea hasta las 23 horas como ya estaba establecido, después de ese horario ya no podrán hacerlo y especialmente lo que son bebidas alcohólicas”.

A su vez, el subsecretario señaló que la idea de estas decisiones tiene como primera medida, desalentar la venta de bebidas alcohólicas después de las 23 como así también a la circulación de personas. Ardiles, aclaró que “esta ordenación de horarios solamente rige para el rubro comestible y queremos permitirles hasta las 21 horas, después de ese horario no estará autorizado”.

Por otra parte, Ardiles puntualizó en los controles y las medidas que se dispondrán durante el 1 de Mayo, los cuales tendrán que ajustarse al contexto: “Entiendo que el 1 de Mayo es una fecha importante, pero estamos en este contexto de encierro que no se ha levantado. Seguramente habrá festejos familiares, pero tratamos de desalentar estas reuniones”.

“Vamos a mantener reuniones con la gente que maneja y controla la venta de los comestibles y bebidas para desalentar la circulación, va a trabajar la policía intensamente en los barrios con las mismas estrategias que lo viene haciendo y nosotros desde esta área vamos a controlar que los negocios cierren en el horario que va a estipular el COE a partir de ahora”, cerró.




Comentarios