Durante la tarde del jueves, el gobernador, Juan Manzur, visitó el hospital de la localidad de Burruyacú, en el marco del plan de contingencia que está desarrollando el gobierno de Tucumán para tratar de contener la pandemia de Coronavirus.

En este caso, el nosocomio ubicado en el este provincial, adecuó su forma de atención para evitar el contacto entre los pacientes febriles y los que concurran al hospital por otras patologías.

"Estamos viendo los insumos y la diagramación de los ingresos al hospital. De qué manera se controla a los pacientes febriles, y lo que tiene que ver con las salas de aislamientos", afirmó Manzur, que también contó que procuran que los tanto los trabajadores como los pacientes estén bien provistos.

"Estamos atentos los insumos, elementos de protección y los medicamentos para hacer el sostén del pacientes", señaló y destacó que "así como aquí estamos visitando todos los hospitales de la provincia para ver si están en condiciones de dar respuesta para los tucumanos que así lo requieran".

Por su parte, la ministra de Salud Pública, Rossana Chahla remarcó: "Pudimos observar los insumos y medicamentos, la farmacia, y vemos que está con todo lo necesario para poder asistir en este momento de contingencia. Además todo el recurso humano como está trabajando y adecuándose".

En tanto, la directora, Cecilia Silván, agradeció la presencia de las autoridades ya que "en esta contingencia es muy importante sentirse acompañados". Por último, explicó que "el hospital tiene un circuito de febriles donde se ve al paciente y se determina si tiene un nexo epidemiológico y de ser necesario se lo deriva a la sala de aislamiento".