Es en el marco de un plan contra el hambre.


En el marco de un plan contra el hambre, la titular del Consejo Federal de Políticas Sociales, Victoria Tolosa Paz y la presidenta del CONICET Nación, Ana María Franchi, visitaron Tucumán para conocer las ventajas del proyecto Yogurito del Cerela del Conicet y otros productos lácteos desarrollados en la provincia por científicos locales.

Se trata de un yogur monodosis que tiene el probiótico CRL-1505, que aumenta las defensas naturales y previene infecciones intestinales y respiratorias y que actualmente alcanza a 300.000 niños potenciando al mismo tiempo la producción local. Desde hace varios años, forma parte de una experiencia implementada por el Ministerio de Desarrollo Social de Tucumán y, junto a otros aportes científicos del CERELA, integra el Plan Integral de Nutrición del Ministerio de Salud Pública provincial.

Organizado por la Secretaría de Estado de Innovación y Desarrollo Tecnológico (Sidetec), participaron del encuentro en las instalaciones del Cerela el secretario de Innovación y Desarrollo Tecnológico de Tucumán, Mariano Garmendia; Pablo Nuñez subsecretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, y la investigadora superior del Conicet, Graciela Font.

En enero, el intendente de Tafí Viejo y presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM), Javier Noguera, el subsecretario de Innovación y Desarrollo Tecnológico de Tucumán, Roberto Tagashira y la responsable del proyecto Yogurito, Pía Taranto estuvieron en el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales para llevar esta iniciativa. Tras este encuentro, se busca que Yogurito trascienda las fronteras y otras provincias.

“Nos mueve estar acá y empezar a trabajar con ejemplos que ya han mostrado que modificaron la posibilidad del desarrollo de los niños en la primera infancia”, dijo Tolosa.

“La producción de estos productos nos parece central para poder empezar a trabajar en algunas provincias que tenemos drama con respecto a la situación de nuestros niños y creemos que Tucumán ha avanzado muchísimo, que el Conicet hizo una política pública en esta provincia y creemos que Argentina tiene mucho para transferir entre provincias junto con el acompañamiento del Gobierno nacional y los Gobiernos provinciales”, cerró.

A su turno, la presidenta del CONICET aseguró que el probiótico social “es una entre las tantas demostraciones que la ciencia y la tecnología contribuyen al bienestar de la gente”.

En Tucuman lo tienen hace 10 años, hay 500 escuelas provinciales que están utilizando el Yogurito y esto va a permitir seguir adelante con otras provincias que están en situación muy complicadas en cuanto a la desnutrición”, concluyó.




Comentarios