Tras el ataque sufrido a una mujer embarazada y sus dos hijos por parte de tres perros boxer, el pasado sábado, que le ocasionaron heridas graves en las manos, la Dirección de Bromatología y Zoonosis, dependiente de la Secretaría de Gestión Ambiental, se acercó hasta el domicilio donde sucedieron los hechos, para constatar la situación y hablar con el propietario de los animales.

Si bien en la Municipalidad no se recibió ninguna denuncia se decidió actuar de oficio junto a un veterinario municipal.

Tras la visita se verificó que los tres perros que presuntamente agredieron a la mujer embarazada, estaban en el patio de la vivienda, que posee un cerramiento de rejas hacia la calle.

La dueña se comprometió a continuar teniendo los perros encerrados y se mostró predispuesta a cumplir las pautas notificadas. También se inició el periodo de observación por profilaxis antirrábica.

Personal de Bromatología y Zoonosis también concurrieron a la localidad de Micaela Cascallares para verificar el lugar adónde se encuentra un perro raza pitbull e intimar a sus dueños a colocar chip identificatorio. Este animal está dentro del patio de una vivienda familiar, también encerrado en un espacio alambrado a tal fin.

Se conversó con el dueño acerca de las razas potencialmente peligrosas y la responsabilidad que conlleva tener un perro de este tipo.

Desde la Dirección de Bromatología y Zoonosis se insiste una vez más en solicitar a la población colaborar con una tenencia responsable de sus mascotas, extensivo a todas las razas y a los perros mestizos.